Antonio Banderas por fin ha hablado claro sobre su estado de salud. Ha sido en la rueda de prensa previa a la entrega de la Biznaga de Honor que el Festival de cine de Málaga le hará entrega esta noche como reconocimiento a toda su carrera.

Artículo relacionado

Y, en efecto, la salud de Antonio ha pasado por un duro trance no esta semana, sino el pasado mes de enero cuando tuvo que ser ingresado de urgencia en una clínica británica. Por aquel entonces, se le quitó hierro al asunto, el propio Banderas afirmó que había sido "un episodio sin importancia", pero hoy el actor malagueño ha aclarado qué es lo que sucedió. "Sufrí un ataque al corazón el 26 de enero. Ha sido un ataque benigno que no ha ido a más y ahora mismo estoy en periodo de recuperación", ha explicado. "Es algo que le pasa todos los días a mucha gente. No quería que a esto se le diese más importancia que al resto".

El estrés y el exceso de trabajo le pasaron factura, por lo que ahora está decidido a tomarse las cosas con mucha más calma. "Le metí una paliza importante a la patata [el corazón] en los últimos 37 años. Crucé el Atlántico siete veces en un año, era adicto al trabajo. Pero ahora me encuentro muy bien y con ganas de volver", ha dicho a los periodistas.