¡La cuenta atrás ya ha empezado! La boda de Tamara Falcó (41 años) e Íñigo Onieva (33 años) es una realidad, y no solo los flamantes novios se están preparando para el gran día. Solo unos días después de ver a la marquesa de Griñón volcada en los preparativos del que promete ser el enlace del año, ahora se ha sabido que la pareja podría haber cambiado la fecha y, en lugar de casarse el 17 de junio, es probable que lo hagan el 8 de julio. Un dato que tendrán que tener muy en cuenta sus invitados, entre los que también habrá grandes protagonistas. Inevitablemente y con permiso de Tamara, Isabel Preysler (71 años) acaparará todas las miradas y su look será analizado al detalle. Algo por lo que la madre de la novia estaría de lo más preocupada.

Artículo recomendado

Tamara Falcó revela el motivo real por el que ha aplazado su boda con Íñigo Onieva al 8 de julio

Tamara Falcó

La preocupación de Isabel Preysler por su look para la boda de Tamara Falcó e Íñigo Onieva

Según ha contado Marisa Martín-Blázquez en el programa ‘Fiesta’, “Isabel Preysler está inquieta por el protagonismo que pueda tener o no en la boda de su hija”. La periodista se ha referido a que la madre de Tamara Falcó quiere lucir impecable pero al mismo tiempo no llamar la atención sobre la gran protagonista del día. Isabel jamás deja sus looks a la improvisación y derrocha elegancia en cada una de sus apariciones, y esto es algo que le preocupa más si cabe al tratarse de la boda de una de sus hijas. Y aquí también entra en juego Carolina Molas, la madre de Íñigo Onieva.

Isabel Preysler y Carolina Molas, una comparación inevitable

Tal y como ha relatado Marisa, “Isabel está tensa con el protagonismo que pueda tomar la madre de Íñigo sobre ella. Siempre se ha preocupado por ir perfecta”. Así que a la hora de pensar en el look de invitada para la boda de Tamara Falcó e Íñigo Onieva, Isabel Preysler estaría teniendo en cuenta que Carolina Molas, la madrina del enlace, también se va a llevar protagonismo, que es muy elegante y que su aparición también genera mucha expectación.

Por su parte, Aurelio Manzano ha asegurado que le ha llegado información de que Isabel Preysler no estaría tan preocupada por esta cuestión. Sea como sea, lo que está claro es que la comparación entre ella y Carolina Molas ya está siendo inevitable. Teniendo en cuenta que las dos son mujeres elegantes, con estilo y que los que se casan en esta boda son sus hijos, sus estilismos de madrina e invitada van a ser analizados con lupa y a cinco meses de la celebración, ya se habla de ellos.