Amador Mohedano ya se recupera en la tranquilidad de su hogar después de haber sido dado de alta tras un bache de salud que ha tenido en vilo a todo su entorno. El exmarido de Rosa Benito ingresaba el pasado viernes en el Hospital de Jérez de la Frontera (Cádiz) a consecuencia de una anemia causada por una hemorragia intestinal. Amador Mohedano abandonaba el hospital este lunes a mediodía acompañado de Jacqueline, un pilar fundamental para él en estos momentos. Sin embargo, uno de las cuestiones que más interés suscitaba era si había recibido alguna muestra de apoyo de su exmujer. La ha habido, y en el proceso de materializarla tuvo un papel capital su hija Rosario Mohedano. En el siguiente vídeo, Amador Mohedano rompe su silencio y, además, de afrontar veladamente las últimas polémicas que le han salpicado, ha contado todos los detalles de la conversación telefónica que ha mantenido con Rosa Benito desde su habitación de hospital.

Artículo relacionado

El entorno íntimo de Amador Mohedano ha estado muy pendiente de su evolución, pero dos mujeres han destacado sobre el resto: su hija Rosario Mohedano y Jacqueline. Precisamente la amiga cercana del hermano de Rocío Jurado ha sido un apoyo fundamental y, subrayando este hecho, en las imágenes de Amador, que rompe su silencio en este vídeo tras recibir el alta hospitalaria, no ha faltado su presencia.

Artículo relacionado

Con debilidad en la voz, que aún suena ronca, Amador Mohedano espera recuperar la energía para un otoño que se intuye movido con la nueva docuserie de su sobrina Rocío Carrasco en el horizonte. "A veces se alojan los nervios en el estómago", contaba a las cámaras, deslizando cómo los últimos disgustos han hecho mella en sus problemas de salud que, según las recientes informaciones, "no se trataba ni se cuidaba" y que arrastraba desde hace tiempo. Escucha en este vídeo las primeras palabras de Amador, donde aclara el tratamiento férreo que le han marcado los médicos, tras recibir el alta hospitalaria.