El restaurante de 'First Dates' abre sus puertas a aquellos que, como Evi y Daniele, están cansados de relaciones pasajeras. El programa capitaneado por Carlos Sobera acogió a esta pareja que, pese a las primeras impresiones, supieron reconducir su cita hacia una velada divertida y con alguna que otra conversación subida de tono.

Artículo recomendado

Un comensal de 'First Dates', rechazado por "heterobásico": "Solo le falta hacer 'unga, unga'"

Un comensal de 'First Dates', rechazado por "heterobásico": "Solo le falta hacer 'unga, unga'"

Daniele no cumplía el prototipo de Evi, pese a esto no frenó a la joven. Dejaron las apariencias a un lado y protagonizaron una cita dinámica, divertida, sin silencios incómodos; una en la que hablaron de sus trabajos, sus aficiones, de relaciones pasadas e, incluso, de sus talentos más ocultos. El Rasca del Amor propició el más destacado de la noche de 'First Dates'.

La joven confesó que en el plano íntimo tiene el don de la 'muerte francesa', algo poco común. "¿Sabes qué es lo que llaman muerte francesa?", preguntó la joven. Daniele se quedó sin palabras, así que ella se lo explicó: "Es algo que le ocurre a las mujeres que son multiorgásmicas. El placer es tan alto que llegas a un momento de clímax en el que tu cerebro desconecta. Es un éxtasis tan grande que mueres durante unos segundos. Es magnífico".

First Dates

Evi y Daniele tuvieron una cita subida de tono 

Mediaset

“Es un don”, respondió titubeante e impresionado Daniele. Se puso tan nervioso que se le cayó la copa, mojando el vestido de la joven. “No te preocupes. Yo también soy así. Me alegro de que te haya pasado a ti”, dijo la joven, quitándole importancia a la torpeza del italiano.

Artículo recomendado

La audiencia respalda el buen hacer de Sol Macaluso, reportera en Ucrania de Telecinco

La audiencia respalda el buen hacer de Sol Macaluso, reportera en Ucrania de Telecinco

Evi relató, además, que ya se ha llevado varios sustos y que le gusta advertir a los chicos con los que va a tener relaciones de lo que puede suceder. "Es algo sobre lo que yo aviso a mis parejas, no vaya a ser que me pase y piensan que me he muerto en pleno acto", reconoció a cámara. No sabe si es un don o no, pero sí que es algo que le gusta sentir.