'First Dates' sigue sorprendiendo a sus espectadores. Anoche vimos a Sergio, que es de pueblo y mucho de pueblo. Se dedica a cultivar verduras y hortalizas en Palenzuela (Palencia), de hecho, llevó unos tomates de su cosecha para sorprender a su cita. Su cita fue Verónica, de Astorga, frutera y sin pelos en la lengua. La primera impresión fue buena sobre todo por parte de Sergio. A Verónica no le llamó mucho la atención su cita. "No era feo pero no sentí nada", dijo a cámara. No sería lo más llamativo que diría esa noche.

Artículo recomendado

'First Dates Café': todo lo que sabemos del nuevo programa de Jesús Vázquez

'First Dates Café': todo lo que sabemos del nuevo programa de Jesús Vázquez

En la cena hablaron de todo, hasta le dio tiempo a Verónica a hacerle un test. Quería saber si era más de gatos o perros (Sergio tiene ambos animales); también le preguntó si prefería el color rojo o el azul. La pregunta parecía inocente, pero tenía trampa: quería saber si era de rojos (de izquierdas) o de azules (de derechas). Él ha contestado que él es más de rojo… Algo que parece que a Verónica no le ha gustado en exceso.

First Dates

Verónica, una comensal de 'First Dates'

Cuatro

El final de la cena subió un poco de temperatura, y es que acabaron hablando de sexo. ¿El lugar más raro donde han tenido una relación sexual? O si el tamaño importa. Verónica quiso explayarse un poquito más y dijo sin tapujos: "El tamaño no importa, lo que importa es la puntita, lo de más que te entre toda". Quiso ser aún más directa. "Hay gente que dice 'yo tengo que hacer de todo en esta vida: montar en globo, que me den por culo y cosas así'", confesó ante la atónita mirada de Sergio, que prefirió no mojarse mucho.