Emma García se ha roto este sábado en 'Viva la Vida'. Están siendo unas Navidades especiales para todos y también para la presentadora, que ha celebrado Nochebuena y Navidad en Madrid y no en su tierra, el País Vasco, junto a su familia. Con la necesidad de sentirse más cerca de los suyos que nunca y tras haber superado el coronavirus, Emma García ha recibido una doble sorpresa muy íntima que ha acabado haciéndole llorar.

Artículo relacionado

"Eres lo más precioso y lo más bueno que hay en este mundo. Esas cosas que te pasan a ti es porque eres como eres. Te hemos echado mucho de menos. Estas fiestas han sido bonitas porque hemos estado acompañados, pero faltaba la alegría de la fiesta que sois vosotros. Cuando nos podamos abrazar va a ser un abrazo eterno", le ha dicho su madre en una llamada que ha roto a Emma García por completo. La presentadora de 'Viva la Vida' es una mujer muy cariñosa y familiar y estas palabras de la mujer de su vida han sido demasiado para ella. "Os quiero mucho, sois lo mejor que tengo. Eres mi guía, eres mi luz y sois mi ejemplo a seguir", le ha respondido.

Emma García llora

Emma García recibe la llamada de su madre en 'Viva la Vida'.

Telecinco

No ha sido esta la única sorpresa que ha tenido Emma García este sábado en 'Viva la Vida'. Además, ha recibido la carta de una de las personas más importantes para ella, una amiga con la que tiene una relación muy especial y única. Las lágrimas le brotaban de los ojos mientras leía las palabras de 'su' valiente: "Hoy mi alma te quiere mandar un mensaje de eterno agradecimiento (...). Eres un ser tan especial que no sabría definirte con palabras, sino con las emociones que me produce tu ternura y sentirte tan cerquita. Te quiere, tu valiente".

Emma García

Emma García recibe un mensaje en 'Viva la Vida'.

Telecinco

Emma García, sin querer dar todos los detalles de esta relación, ha dicho con los ojos vidriosos y conteniendo como podía la emoción: "Esto es una historia súper especial y súper personal. Esta es una persona que un día conocí de casualidad. Al cabo de los meses tiene una desgracia en su vida. A mí me lo cuentan y me siento con muchas ganas de estar a su lado. Me pongo en contacto con ella, de esto hace ya dos años. Estamos absolutamente conectadas". Precioso momento.