¿Y si todo lo que creíamos del futuro académico de Andrea Janeiro, Andreíta, no fuera verdad? BOOM. Lo sabemos, os estalla la cabeza, como si acabárais de enfrentaros al final de una película de Amenábar en la que nada es lo que parece. Pues resulta que Belén Esteban como ‘guionista’ está a la altura del ganador de un Oscar. Ella no ha escrito ninguna película, pero ha perfilado una trama genial sobre la vida de su hija donde nada es lo que parece…

Artículo relacionado

Os explicamos. Hasta ahora, todos dábamos por sentado que la joven iba a estudiar comunicación en uno de los centros más prestigiosos y caros del Reino Unido, en Bimingham, pero ¿y si no estuviera matriculada en él? En el Bimingham Metropolitan Collage nadie la conoce, ¿es Andrea muy tímida o han jugado madre e hija al despiste? Diríamos que más bien lo segundo. Además, Belén no hace más que dar pistas contradictorias acerca de dónde está su pequeña. Ha dicho que estudia en Birmingham, pero, también, en Londres, en Escocia… O la joven es la Phileas Fogg de la carrera de comunicación, o su madre no quiere decir dónde estudia realmente. Lo cierto es que la estrategia les ha salido a las mil maravillas pues su auténtico paradero estudiantil es todo un misterio. Así, Andrea sí que puede llevar a cabo su sueño: ser una joven anónima más en el campus de su universidad.

Donde sí sabemos que ha estado el último fin de semana ha sido en Madrid. Janeiro viajó hasta la capital para reunirse con su madre. Ella fue la sorpresa que Miguel había preparado a su chica por su 44 cumpleaños. El conductor de ambulancias compró un billete para la post-adolescente y consiguió que esta abrazara a su madre en la súper fiesta que la Esteban organizó para celebrar que no puede estar mejor. Y que sus dotes como maestra del suspense harían palidecer a Hitchcock.