La primera mitad de 2020 está siendo muy complicada para Tamara Gorro. Su marido y jugador del Valencia C.F, Ezequiel Garay, se lesionó el pasado febrero de la rodilla, motivo por el cual tuvo que pasar por quirófano. Un mes después, y en plena crisis por el COVID-19, el futbolista informaba mediante sus redes sociales que había dado positivo tras el test que le habían realizado. Ahora, cuando las cosas en la vida de Tamara Gorro parecían estar más tranquilas se ha llevado un nuevo sobresalto con el ingreso de su abuela en el hospital.

Artículo relacionado

La influencer ha contado a sus seguidores de Instagram que este jueves, mientras estaba disfrutando de una tarde entre amigos, recibía una llamada que le informaba que su abuela estaba en el hospital. Tamara se desplazó hasta el centro hospitalario para estar con ella, aunque finalmente no pudo verla. Sin embargo, se quedó más tranquila cuando pudo comunicarse con su abuela después de que le entregasen su teléfono móvil, el cual no llevaba encima cuando fue ingresada.

La abuela de Tamara Gorro se quedó ingresada y aunque la influencer no ha explicado qué le pasa, ha aclarado que en principio su problema de salud no tendría que ver con el Covid-19. “Yayita, la única diferencia es que no podrás tenernos veinticuatro horas a tu lado, pero cuentas con algo mágico, el personal sanitario, ellos harán que todo termine pronto mi amor…”, ha escrito la extronista en Instagram, donde ha expresado su confianza en los profesionales de la sanidad y ha mandado ánimos a su “yaya”, junto a varias fotos en las que aparece con ella.

Tamara también ha tenido unas palabras para su abuelo, a quien también tiene un gran cariño: “Y tú mi viejito lindo, puedes estar muy tranquilo porque más pronto de lo que crees, estaréis de nuevo juntos peleando por qué ver en la tele. Mientras tanto, tienes a dos pedazo de mujeres cuidándote”.

tamara gorro
Instagram

Aunque está triste por el ingreso de su abuela, Tamara Gorro se ha mostrado optimista y ha expresado sus ganas de abrazar a sus abuelos: “No lo voy a negar, estoy triste, pero por desgracia es lo que nos ha tocado vivir en este momento, al igual que otras muchas personas... pero vamos hacer eso que tanto nos gusta y funciona, no perdamos la sonrisa. Os amo con toda mi alma, sois mi vida entera y mi único deseo es abrazaros”. La influencer está muy pendiente de su “yaya” y trata de animarla y entretenerla, tal y como ha expresado en sus Stories de Instagram, donde ha contado que como ella es una de sus mayores fans le ha mandado uno de sus divertidos vídeos de TikTok.