Las últimas horas de Tamara Gorro han sido de lo más complicadas. La ‘influencer’ ha tenido que hacer frente a un doloroso problema de salud que la ha llevado al médico en varias ocasiones. En concreto, la mujer de Ezequiel Garay tiene una infección en el dedo, aunque todo ha mejorado después de que acudiera al centro médico el pasado lunes 18 de noviembre.

Artículo relacionado

Según ha explicado ella misma a través de su cuenta de Instagram, durante la tarde de ayer volvió acudir al médico para que le pudieran sacar todo pus que tenía en el dedo. “Me han anestesiado el dedo, me han abierto el dedo y lo que ha salido de ahí no os lo podéis imaginar”, ha afirmado Tamara una vez en su casa.

“Me han dicho que tiene que drenar el dedo mucho porque lo tengo muy mal. Curarlo muchísimo para que la infección vaya reduciendo. El antibiótico me lo han vuelto a cambiar, es el cuanto antibiótico porque he vomitado otra vez”, ha explicado. Sin embargo, el cambio de medicación no le ha sentado bien a la ‘influencer’.

Tamara Gorro

Este martes 19 de noviembre, Tamara ha explicado que se ha pasado toda la noche vomitando porque el nuevo medicamento tampoco le sienta bien. “He dormido un poco, me duele bastante, pero menos. Lo único el antibiótico que no paro de vomitarlo. Estoy tiradísima de tanto vomitar”, ha afirmado. Eso sí, a pesar de su mal cuerpo, la mujer de Ezequiel Garay ha decidido ponerse a trabajar esta mañana.

La odisea de Tamara Gorro empezaba el pasado fin de semana, cuando tenía incluso que acudir a urgencias debido al estado en el que tenía el dedo. Entre lágrimas, la ex colaboradora de televisión explicaba entonces lo que le ocurría: “Familia virtual, tengo un disgusto… No sabéis la llorera que he tenido en el hospital. Me han pinchado un poco. Me han apretado un poco y he visto las estrellas. Llorando, mareada… y no salía nada. Yo no sé que mierda tengo aquí en el dedo…”, afirmaba sin parar de llorar.

Artículo relacionado

Unos duros momentos en los que Tamara ha contado con todo el apoyo de sus seguidores. “¡GRACIAS FAMILIA VIRTUAL! Lo menos que puedo hacer es mandaros un beso y agradeceros enormemente lo mucho que os estáis preocupando por mí, y gastando vuestro tiempo en darme consejos o preguntándome cómo me encuentro”, escribió la excolaboradora en una publicación en Instagram. Seguro que poco a poco la infección va mejorando. ¡Ánimo Tamara!