Rocío Flores ha vivido este domingo uno de los mayores apuros de su vida, y encima en televisión. La hija de Antonio David Flores ha tenido un pequeño percance escatológico en pleno directo con Jordi González durante la tercera entrega de Conexión Honduras protagonizando el que, sin duda, será uno de los grandes momentazos de Supervivientes 2020: ¡un apretón!

Artículo relacionado

La hija de Antonio David Flores salía casi corriendo durante una de las conexiones con Jordi González con su grupo en la Playa de los Siervos. "¿Dónde vas, Rocío?", le gritaba el presentador ajeno a las necesidades de la joven, que volvía casi doblada y le dijo: "Es que estoy mala del estómago".

Rocío Flores ha intentado aguantar durante toda la conexión pero echaba el cuerpo hacia adelante dejando claro con su cuerpo que su urgencia era cada vez mayor y Jordi, sin pensárselo, le ha liberado invitándola a ir ¡al baño! Entonces Rocío ha salido corriendo, o lo que buenamente ha podido, mientras el cámara la grababa isla adentro. Todo ello bajo la risa de sus compañeros. A los pocos minutos ha vuelto más tranquila pero muerta de la vergüenza.

Rocío Flores

La espontaneidad de Rocío Flores durante sus conexiones en directo de los jueves y los domingos se están convirtiendo ya en algo habitual de cada gala. Además de sus sonados enfrentamientos con algunos de sus compañeros, la hija de Rocío Carrasco se está mostrando de lo más natural a la hora de confesar lo que siente y necesita en cada momento y en cada una de la conexiones Honduras-España. En la última gala con Jorge Javier Vázquez la hija de Antonio David volvió a comentar que sigue teniendo la libido por las nubes y hasta llegó a confesar al presentador sus ganas de ser mamá en el plazo ¡de un año!