Surachate Hakparn (54 años) es el policía que está al frente de la investigación del caso de Daniel Sancho (29 años), acusado del asesinato y descuartizamiento del colombiano Edwin Arrieta. El agente, más conocido como 'Big Joke', es el número dos de la Policía tailandesa. Conocido por su perfil mediático y sus llamativas intervenciones ante la prensa, el particular Colombo de esta enrevesada historia es reputado y polémico a partes iguales. También el encargado de resolver todos los casos que perjudican la imagen del país asiático.

Artículo recomendado

La pregunta que Daniel Sancho hace constantemente sobre su caso: ¿por qué le interesa la cobertura mediática?

Daniel Sancho

La primera vez que muchos le vimos fue este martes 15 de agosto, cuando participó en una rueda de prensa sobre la investigación del caso. Demostró por qué le apodan Big Joke: por su capacidad para sonreír y mantener la calma en situaciones tan complejas como esta. Se ha puesto al frente de un crimen tan atroz como mediático, y lo ha hecho para dar por cerrada la investigación (o eso creíamos).

Pese a esto, la Policía tailandesa continúa la búsqueda de los restos desmembrados de la víctima, estaba (hasta hace unas horas) a la espera de los resultados de la autopsia de Edwin Arrieta y sigue con la comprobación de las grabaciones de varias cámaras de seguridad. Para que se celebre el juicio aún falta tiempo; puede que hasta seis meses. Pero, ¿qué sabemos de Big Joke?

La última comparecencia por el caso de Daniel Sancho no ha sido su aparición más mediática. El número dos de la Policía de Tailandia se ha puesto frente a las cámaras en repetidas ocasiones para mostrar su postura (y la de la Policía) contra aquellos extranjeros que permanecían en el país sin visado o cometían algún delito. Esta campaña es, a menudo, acompañada por llamativas ruedas de prensa adornadas con todo lujo de detalles y explicaciones. Ahora, Daniel Sancho es uno de ellos.

Artículo recomendado

Un 'bodorrio' discreto pero por todo lo alto: las intenciones frustradas de Daniel Sancho para cambiar su vida

Daniel Sancho

Un ascenso meteórico y una etapa como monje budista

Big Joke, procedente de una familia con vínculos con la Policía, ha protagonizado uno de los ascensos más meteóricos del cuerpo. A los 24 años era subinspector. Con 38, superintendente; y a los 45 alcanzó el rango de general mayor. Hasta que en 2019 fue apartado, sin mayor explicación, de la Policía. Entonces era jefe del Departamento de Inmigración, un puesto destacado en un país tan turístico.

Sufrió un misterioso tiroteo contra su vehículo. El tailandés no se encontraba en su interior y nadie fue arrestado por el suceso. Sin embargo, poco después, pasó una breve temporada ordenado como monje en un monasterio en la India. Casualidad o no, días antes el agente dudó públicamente de un sistema de identificación biométrica por el que el gobierno del primer ministro de Tailandia, el general Prayut Chan-o-cha, había pagado 65 millones de dólares. 

Big Joke
TVE

 

Decidió salir del país junto a su familia. Viajó hasta India, donde se ordenó como monje budista. Las imágenes en las que aparecía con la cabeza rapada fueron virales en Tailandia. No fue hasta hace dos años, en 2021, cuando regresó al cuerpo sin previo aviso. Su nombre ya no aparecía en los medios, pero eso no impidió que volviera asumiendo un puesto de asesor especial de la Policía durante una reunión encabezada por el primer ministro, Prayut Chan-ocha, uno de los generales militares que lideró el golpe de Estado de 2014.

Sus otros casos mediáticos

En 2019, como jefe del Departamento de Inmigración, tuvo hacer frente al caso de una joven saudí que se atrincheró en el principal aeropuerto de Bangkok. Su propósito no era otro que pedir asilo político en un país tercero. La repercusión mediática también trascendió las fronteras el país tailandés. Un año antes arrestó a otro extranjero por la violación de una mujer en su lujoso apartamento de Bangkok.

Más recientemente, 'Big Joke' ha encabezado el caso de una de las mayores asesinas en serie del país. Am Cianuro es sospechosa de causar la muerte por envenenamiento de al menos 13 personas entre los años 2020 y 2023. Este verano, durante el pasado mes de julio, Hakparn lideró una investigación contra una banda criminal en la costera ciudad de Pattaya. Este caso se abrió tras el asesinato y desmembramiento de un empresario alemán.