El trabajo de Ana Rosa Quintana no finaliza una vez que ha acabado de presentar su programa de las mañanas. Muchos podrían pensar que tras eso, se va de comida con unas amigas, se echa la siesta, lee un libro, se pone al día con los realities y después se acuesta. Pero no, Ana Rosa es mucho más que una presentadora. Ella también es productora.

Artículo relacionado

Cuarzo, su productora, se dedica a desarrollar programas además del magacín matinal de Telecinco. De la actualidad social pasa a la actualidad más misteriosa pues Ana Rosa es la productora que nos trae cada domingo los enigmas de ‘Cuarto Milenio’. Para qué veáis lo versatilísima que es la mujer a quien Pablo Iglesias invitó a desayunar a su casa. ¿Otros programas surgidos al amparo de Cuarzo? ‘Cintora a pie de calle’, ‘Pequeños gigantes’ o el ya extinto ‘Mira quién salta’. Le da a todos los palos.

Además, ahora está de enhorabuena puesto que ha inaugurado oficinas. Desde la semana pasada, la reina de las mañanas tiene la Gran Vía a sus pies 'entaconados'. Ha estrenado sede en la calle madrileña más concurrida y está encantada como ha quedado este proyecto. Una estupenda oficina para una de las productoras más importantes del país, la tercera, señaló el día en el que la mostró a medios.

Está orgullosa de generar mucho empleo. “Más allá de lo que veis en el programa, unas 50 personas sin contar con todos los técnicos que pone Telecinco. Aquí en estructura somos muy pocos, solo 10 personas más la parte de administración y contabilidad que compartimos con otras personas del grupo. Ahora mismo somos más en Cuarzo porque además de mi programa está ‘En el punto de mira’, ‘Cuarto Milenio’, ‘Zoom’, ‘Las claves del día’… al final somos muchos pero la estructura es muy pequeña”, y muchos de sus trabajadores, además, llevan a su lado muchos años.

La parte de productora satisface una vena empresarial que asegura tener muy desarrollada, y la informativa la satisface a diario desde el programa que lleva capitaneando desde hace 13 años. Debe de ser que sí, el cuarzo, su piedra favorita, resulta que es un estupendo talismán.