La cuenta atrás ha empezado. Embarazada de siete meses, Gisela (45 años) no ve el momento de tener en brazos a su bebé. Hace solo unos días celebraba por todo lo alto la baby shower junto a su familia y sus amigos más íntimos entre los que se encontraban Chenoa, Natalia, Geno, Manu Tenorio y Alejandro Parreño. Ha sido este último el que, sin querer, se ha ido de la lengua al revelar el nombre que la futura mamá y su marido han elegido para su primer hijo. 

Parreño ha participado este sábado en el programa 'De Corazón' de TVE para hablar de este encuentro cuando la emoción le jugaba una mala pasada. "Fue muy divertido. Siempre es una alegría cuando nos juntamos y Gisela está preciosa. Ya sabemos cómo se llama el niño, se llama Indiana". "Lo sabíais vosotros. Yo no he visto publicado el nombre del bebé", le cortaba Terelu Campos en tono jocoso. "Acabo de hacer la gran cagada", reaccionaba el cantante sin saber donde meterse. 

Alejandro Parreño
TVE

Artículo recomendado

Gisela, aún dolorida, recibe el alta para afrontar la recta final de su embarazo: "Han sido días muy duros"

Gisela y su marido

Ahora sabemos que Gisela ha cumplido su deseo al poner al niño un nombre original y especial que no les recordara a nadie. Desconocemos si para la pareja tiene un significado especial o simplemente es un nombre que les gusta. 

Gisela explica por qué han elegido Indiana para su hijo

La artista se veía obligada a confirmar el nombre de su bebé y lo hacía a través de las redes sociales. Acompañada de su marido y sin ocultar su ilusión, el matrimonio confesaba que su intención era un nombre que pudieran utilizar tanto si fuera niño o niña. "Nos encanta", exclamaba. "Hemos estado mucho tiempo en busca del niño perdido que al fin ha venido. Es un nombre que nos encanta y representa nuestra aventura de vida a partir de ahora", zanjaba. 

El embarazo complicado y doloroso de Gisela

La cantante de 'Operación Triunfo 1' ha tardado más de cinco años quedarse embarazada, un sueño hecho realidad cuyo camino no está siendo nada fácil. En medio del embarazo, Gisela sufrió un cólico promovido por una piedra en el riñón y debido a su estado no pudo ser intervenida. "Me encuentro regular (...) No se lo deseo a nadie, es superdoloroso. Me han dicho que tengo que aguantar todo el posible, pero un dolor extremo también puede provocar un parto prematuro", contaba en una reciente entrevista a Semana. 

Muy sincera, la catalana confiesa que se encuentra "entre el infierno y el deseo máximo (...) He pasado mucho miedo, sobre todo de no poder conseguirlo [ser madre]. El dolor físico lo puedo soportar porque soy testaruda. Ahora sufro por el parto". 

Si todo va bien, tendremos que esperar al próximo mes de marzo para conocer al pequeño Indiana.