Mónica Hoyos visitó el plató de 'Sábado Deluxe' para hablar de la demanda que ha interpuesto contra Miriam Saavedra, la exnovia de Carlos Lozano, a la que acusa, entre otras cosas, de vejaciones hacia su persona y de estar ganando dinero a su costa. Mónica le pide a Miriam 150.000 euros y, sobre todo, que no vuelva a hablar públicamente de ella ni de la hija que tiene con Carlos Lozano.

Artículo recomendado

Mónica Hoyos interpone una querella criminal contra Miriam Saavedra

Mónica Hoyos interpone una querella criminal contra Miriam Saavedra

Además, quiso aclarar que ella jamás ha impedido a Carlos Lozano ver a la hija de ambos, tal y como Belén Esteban dijo en un programa, afirmación que fue ratificada por Lozano. "Es mentira. No es cierto que le haya prohibido a Carlos ver a nuestra hija", dijo Mónica, que negó utilizar a su hija para 'castigar' al presentador. "Jamás en mi vida he utilizado a mi hija para participar en un circo contra su padre".

Lo que no esperaba Mónica Hoyos era la irrupción de Miriam Saavedra que, como un torbellino, no dejó hablar ni preguntar a nadie. "Esta mujer lleva tres años hablando mal de mí" y reveló que ella y Carlos Lozano siguen manteniendo contacto, algo que a Mónica no le hizo ninguna gracia. Miriam afirmó que a ella no le ha llegado ninguna demanda de Mónica Hoyos y sigue acusándola de ser la responsable de su ruptura con Carlos Lozano. También recalcó que ella estaba allí gratis y no como Mónica que estaba sentada en el plató cobrando.

Mónica decidió levantarse y abandonar el plató. La peruana se encerró en los lavabos de Telecinco y se negó a salir mientras Miriam Saavedra siguiera hablando en directo. Dado que la hora de la noche ya era muy avanzada –el fútbol se prolongó más de lo previsto y 'Sábado Deluxe' comenzó bastante más tarde–, el programa pasó a otro tema y nos quedamos sin saber si Mónica Hoyos abandonó finalmente su encierro en el baño. Imaginamos que, aunque a altas horas de la madrugada, sí lo hizo.