Son su principal apoyo. El motor que siempre está a su lado y donde se refugia en los peores momentos. Mila Ximénez se ha visto arropada tanto por sus compañeros y amigos como, sobre todo, por sus hermanos durante los últimos días. La colaboradora quería ser la que contase la noticia a todos los que, desde hace tantos años, han estado acompañándola en su trabajo.“Tengo un cáncer de pulmón”, explicaba no sin romperse y con la ayuda de Jorge Javier. Hoy, ya más tranquila, ha querido recibir a sus hermanos Manolo y Nani en su casa.

Artículo relacionado

“Necesito vida, necesito reírme”, le decía Mila Ximénez a Kiko Hernández a última hora de la noche. Había sido un día muy duro para la colaboradora. Mila tomaba la decisión de contarle a todos la enfermedad por la que está pasando y se armaba de valor para hacerlo desde su programa. Un paso trascendental en el que ha contado con el apoyo incondicional de su familia y sus amigos más cercanos. “Este tumor no me va a parar”, aseguraba con voz fuerte en una conexión en directo con 'Sálvame'.

La colaboradora recibía al instante todo el apoyo de sus compañeros, de amigos y de miles de seguidores que se interesaban por ella y le mandaban fuerza y cariño. Una extraña sensación con la que Mila terminaba el día. Hoy, ya más tranquila después de haber dado el paso, ha querido estar acompañada de dos de las personas clave en su vida: sus hermanos Manolo y Nani. Con una paella por encargo, llegaban hasta la nueva residencia de la colaboradora para comer con ella.

MIla Ximénez hermanos Manolo Concha
Gtres

Por casa de Mila han pasado, en estos últimos días, todos los que siempre están ahí. Desde sus hermanos, claro, hasta Terelu Campos o Belén Esteban. Nadie ha querido dejar sola a la colaboradora en estos momentos tan complicados. Especial ha sido, sin duda, el cariño de las Campos. Tanto Terelu como María Teresa, que han superado la enfermedad, se han mostrado muy cercanas a Mila, ayudando en todo lo posible.