Antes de que existieran 'Juego de tronos', 'La casa de papel' o 'Los Soprano', hubo una serie que era capaz de sentar a todo en el mundo en el sofá. 'Friends' estuvo diez años en antena, pero a día de hoy, las aventuras de Monica, Rachel, Phoebe, Ross, Chandler y Joe siguen encandilando a varias generaciones.

Pero estar en una de las series más vistas de todos los tiempos también pasa factura. Lisa Kudrow, la actriz que encarnaba a la despistada Phoebe, ha revelado en una entrevista que no ha visto ni un solo episodio de la serie desde que esta dejó de emitirse en 2004. Pero no es por problemas con su acting o porque no esté orgullosa de su trabajo, a Lisa no le gusta verse en la serie. "Me da miedo ver un capítulo y no gustarme, así que prefiero arriesgarme".

Artículo relacionado

La actriz se ha sincerado sobre los problemas que tuvo con su físico durante los años que grabó la serie. "Por aquel entonces, cuando me veía en televisión siempre me sentía enorme. Me daba la sensación de que era muy grande al lado de Courteney Cox y Jennifer Aniston. Como si mis huesos fueran gigantes. Me sentía como una montaña en comparación con ellas”, explica. Este complejo acabó derivando en problemas con su alimentación que, a su vez, le provocaron serios problemas de salud.

“Por desgracia en este negocio si eres mujer y pesas menos de lo que deberías parece que estás más guapa. O eso creía entonces. Pero cuando perdí todos esos kilos estaba enferma todo el rato: gripes, sinusitis, siempre estaba mal”, confiesa. A sus 55 años, Lisa está a gusto con su cuerpo y encantada con su carrera. Se plantó y pensó: "¿Qué más da si estoy gorda? Hacerse mayor es maravilloso".