Rocío Carrasco ha vuelto al trabajo tras una de sus semanas más mediáticas y polémicas. La hija de Rocío Jurado no ha escondido en esta ocasión y se ha sentado en el plató del programa en el que colabora, 'Lazos de Sangre' de TVE, para hablar de una figura muy importante en su vida, la de Ángel Nieto.

Artículo relacionado

El motorista, que falleció en 2017 en un trágico accidente en Ibiza, fue una gran amigo y casi un hermano para el padre de Rocío Carrasco, Pedro Carrasco. Una amistad para la eternidad en la que también tuvo un papel muy importante Rocío Jurado, que también fue íntima del deportista y su primera mujer, Pepa Aguilar. Tanto que Pedro y Rocío fueron los padrinos de boda de Ángel y Pepa.

Rocío Carrasco Ángel Nieto

Durante el programa que ha homenajeado a la figura de Ángel Nieto reuniendo a sus hijos, que han hablado del accidente de su padre y la controversia que aún le rodea, Rocío Carrasco ha recordado un momento en el que Nieto fue fundamental para su familia con un gesto impagable que nunca olvidará. "Ángel ha formado parte de mi vida, de mi infancia, de mi adolescencia y de mi madurez, era como hermano de mi padre. Era un ser increíble y excepcional", ha empezado diciendo la hija de Pedro Carrasco.

Rocío Carrasc Ángel Nieto

Así, ha confesado que tiene "muchas cosas que agradecerle" pero especialmente una: "Por mediación de José, de Ortega, Ángel contactó con Paco, 'El Pocero', para poner el avión que trajo a mi madre de Houston". El piloto movió cielo y tierra para que la que fue mujer de su gran amigo, Pedro Carrasco, pudiera volver a su hogar cuando ya se estaba apagando.

"Los médicos no se atrevían a que hiciera un viaje tan largo, necesitábamos evitar hacer escala con el avión", contó Amador Mohedano en una de sus entrevistas en el Deluxe sobre este asunto. Finalmente fueron Ángel Nieto y 'El pocero' quienes pusieron a disposición de Rocío Jurado un avión medicalizado en el que los médicos de Rocío viajaron a su lado para velar en todo momento por su bienestar. Y así la cantante consiguió pasar sus últimos días de vida en su hogar y rodeada de los suyos.