Si por algo se han caracterizado las vacaciones de verano de Laura Matamoros es porque no ha parado de viajar y ha llevado a cabo planazos. Ibiza, Cádiz o Málaga son algunos de los lugares que ha visitado junto a su novio Benji Aparicio y a su hijo Matías. Durante estas semanas se ha reencontrado con amigos y con su hermana Anita Matamoros. Además ha vivido aventuras muy diferentes tanto en la playa, como a bordo de barcos e incluso haciendo rutas de senderismo. Pero todo lo bueno llega a su fin y la hija de Kiko Matamoros ya ha regresado a Madrid. Nada más llegar la ‘influencer’ ha compartido con sus seguidores que les espera una cruda realidad que no se puede ahorrar…

Artículo relacionado

Laura ha contado cuál es “una de las cosas que más odio en el mundo entero, en especial cuando vuelvo de viaje”. Esto que tanta rabia le da tener que hacer a la hermana de Diego Matamoros es ponerlo todo en orden para la vuelta a la rutina. “Tengo que poner la casa en orden, ir a la compra… Me tiro tres horas porque hay que comprar de todo. Ordenar es lo que peor llevo”, ha asegurado Laura enseñando la cantidad de ropa que tiene dentro y fuera de la maleta y que ahora tiene que lavar y ordenar.

Laura Matamoros 02

“Mirad la montaña de bikinis, que a ver cómo la ordeno”, ha dicho resignada mientras ha mostrado la gran cantidad de ropa de baño que se ha llevado a sus vacaciones y a la que ahora tiene que buscar espacio en casa.

Laura Matamoros 03

Laura ha manifestado que le gustaría “hacer así y que todo estuviera ordenado y colocado y que no tuviese que hacer nada”, algo por lo que seguro que muchos darían lo que fuera. Poco después de compartir esta reflexión, Laura ha publicado una imagen en la que aparece en el ascensor con su hijo, así que es muy probable que ya haya salido a la calle para ponerlo todo en orden en su casa.