Ahora sí, ya queda nada para que Laura Matamoros vea la carita de su pequeño. Y es que la joven ayer salía de cuentas y está nerviosa e impaciente para el gran momento. Así lo explicaba ella misma hoy a través de un post de Instagram: “Hace justo un año estaba en Supervivientes sin saber que a la vuelta, después de tres intensos meses iba a ser mamá. Imposible imaginar algo así. Justo ayer salí de cuentas, veinte de abril. Parece que cada año voy con experiencias más fuertes ¡Ahora sal ya! ¡Que te estamos esperando!”.

Esta última semana ha sido intensa para Laura. Hace unos días celebraba un baby shower acompañada de sus amigas, una fiesta muy emotiva y la última que celebrará antes de ser mamá. Buscando siempre la originalidad, Laura apostaba por algo “más cañerito y divertido” y la fiesta de su bebé acababa por tener una temática más salvaje, muy a lo Supervivientes. Así pues, la espectacular tarta estaba formada por todo tipo de animalitos que protegían al bebé de fondant que se encontraba en el centro. "Si esto es así y todavía no ha nacido, no me quiero imaginar cómo será cuando celebre sus cumpleaños", explicaba en su canal de mtmad.

Artículo relacionado

Una fiesta de lo más exótica donde Laura y sus invitadas tuvieron oportunidad de relajarse, hacerse unas sesiones de beauty de lo más exclusivas y degustar un sinfín de dulces decorados con motivos vegetales.

Celebraciones aparte, también ha estado ultimando los detalles para la inminente llegada. Hoy mostraba a sus seguidores su última adquisición: una original mantita de verano para el pequeño en forma de conejo. En otro post, también mostraba como en casa ya tienen los zapatos preparados para el momento en el que sean una familia de tres.

La hija de Kiko Matamoros ya lo ha explicado perfectamente: si el año pasado por estas fechas se encontraba viviendo la aventura de Supervivientes, este año tiene entre manos otra aventura algo distinta, pero igual de emocionante. ¡Ya tenemos ganas de conocer al bebé!