Los días de inactividad laboral como consecuencia del estado de alarma, le han regalado a Laura Escanesmás tiempo para dedicarle a su millón de seguidores en Instagram. Rutinas de ejercicios, recetas de repostería e incluso conversaciones en directo con ellos después de varios años.

Artículo relacionado

Sin embargo, ha habido un comentario de la mujer de Risto Mejide que se ha malinterpretado. El pasado domingo, la catalana bromeaba con la idea de que había quedado a comer con una pareja de amigos. Inmediatamente, la influencer recibía infinidad de críticas que la hacían estallar horas más tarde con los que habían tergiversado sus palabras: "Hemos quedado para comer con unos amigos por videollamada. La gente escucha lo que quiere", sentenciaba.

Laura aprovechaba la conexión con sus seguidores para hablar de las informaciones que aseguraban que el Ministerio de Sanidad estaba pagando a algunos influencers para que concienciaran a sus fans sobre el #yomequedoencasa, a lo que la mujer de Risto Mejide respondió de manera tajante: "No creo que ninguna influencer aceptara eso en la situación que estamos, ni que Sanidad pagara a influencers en una situación de emergencia".

Laura Escanes

Durante estas semanas de cuarentena, la pequeña Roma, de cinco meses, está empezando a sufrir los primeros cambios, nada más y nada menos que el nacimiento de sus primeros dientes: "Hemos pasado tres días sin dormir, ni de bebé dormía tan mal pero ya está bien", explicaba. Sin embargo, no oculta que es un bebé buenísimo: "Come bien, duerme bien, no llora. De verdad creo que es un bebé trampa. Siempre nos lo ha puesto muy fácil", bromeaba.

Con respecto a la complicada situación actual, la influencer no quiere desanimar pero es realista: "Creo que esto va para largo, tenemos que tener paciencia y no volvernos locos". Aunque desveló que lo primero que hará cuando se recupere la normalidad será "visitar a mis abuelos y a mis padres".