Kiko Rivera tiene muchos motivos por los que sentirse orgulloso actualmente. Pasa por un momento inigualable a nivel profesional y a nivel personal, en el que está a punto de convertirse en padre por tercera vez. Pero en lo que respecta a los retos que le conciernen exclusivamente a él y cuya iniciativa y constancia ha sido solo suya, hay un asunto concreto por el que este viernes está especialmente satisfecho y, por eso, lo ha querido dejar claro en sus redes sociales.

Para el hijo de Isabel Pantoja haber tomado la decisión de someterse a una operación y colocarse una banda gástrica la percibe como una de las mejores de su vida. La pérdida de peso considerable que ha experimentado ha producido en él un cambio físico más que evidente y con el que ha reconocido sentirse mejor. Ver su cuerpo con un aspecto cada vez más esbelto le habría animado a mantener esa tendencia y, por extensión, a introducir en su vida unos hábitos más sanos y saludables. La cuestión es que el hijo de la tonadillera se ha planteado "un nuevo reto" y sería conseguir el físico con el que sentirse identificado y cómodo.

Artículo relacionado

Primero nos sorprendió luciendo pitillos blancos y meses después presumió de figurín, con esmoquin y pajarita, en los recientes premios Ondas. Paulatinamente, su cuerpo se ha ido moldeando e incluso le hemos visto practicando 'running'. La última de sus imágenes con la que Kiko Rivera ha querido dejar asombrados a sus seguidores ha sido con un posado en el que muestra orgulloso su 'tableta'. Su actitud no puede ser más desafiante. El concepto es un tanto chocante, pero no si pensamos que el objetivo de la instantánea es que luzca su torso desnudo.

Este nuevo Kiko Rivera se gusta. Incluso mucho más que sus fotos en la playa cuando aún no había cambiado sus hábitos y se había puesto la banda gástrica. Bajo ese anorak desabrochado, este nuevo Kiko quiere provocar un incendio entre sus fans, con sus pitillos desgastados y de talle bajo, que deja entrever su ropa interior de sugerente color rojo. Eso sí, pase lo que pase y ni por todos los retos cumplidos del mundo. el Dj abandonará su complemento favorito: la gorra.