Cuatro meses después de admitir a trámite la demanda de paternidad, la Justicia ha hablado: Javier Sánchez es hijo biológico de Julio Iglesias. El joven, fruto de la relación que mantuvo hace 41 años el cantante con la exbailarina María Edite, lleva casi tres décadas intentando demostrar lo que se ha acabado resolviendo de forma legal.

Según 'Corazón TVE', que ha tenido acceso a la resolución judicial, el juzgado de primera instancia número 13 de Valencia ha resuelto a favor de Javier Sánchez después de haber presentado una prueba de ADN compatible en un 99'9% con Iglesias, y cotejada con las pruebas que Javier había conseguido de restos de su basura. Por otra parte, también contó con el testimonio dado por Edite. El intérprete, que cuya residencia está fijada en Miami, nunca se ha sometido de forma voluntaria al test de paternidad.

Artículo relacionado

De esta forma, se demuestra también que Julio Iglesias mantuvo una relación extramatrimonial mientras estuvo casado con Isabel Preysler, algo que a lo largo de los años ha negado rotundamente. Para Javier se hace por fin justicia pues la prueba de ADN "ha dado el resultado más alto que es 99.9 %" e indica que su madre en todo momento dijo la verdad".

El cantante cuenta ahora con 20 días para responder al dictamen del juez o recurrirlo. En caso de que no se pronuncie, Julio Iglesias podrá ser declarado en "rebeldía judicial", según Bekia.

Sea lo que sea lo que pase a partir de ahora entre padre e hijo, Javier Sánchez no le guarda ningún rencor a Julio Iglesias. "Creo que es importante que sepa que no le guardo ningún rencor. Soy una persona que tengo capacidad para perdonar y que todavía hay tiempo para rectificar esta mentira, mentira que él ha dicho que es y no es. Ya tenemos la prueba, creo que es momento que dé un paso adelante. Yo he dado la cara", ha afirmado en el programa de radio 'Ventaneando'. Y advierte: "Hay muchas sorpresas aún por salir. Tengo muchas cosas por decir, pero ahora no es el momento".