Han pasado más de 15 años desde que Julián Muñozfuera detenido por su implicación en el Caso Malaya. Durante su etapa en la prisión de Alhaurín de la de Torre (Málaga), su salud se resintió enormemente y pasó en más de una ocasión por el hospital aquejado de diferentes dolencias.

Tal y como cuenta El Confidencial, tras tres intentos fallidos el que fuera pareja sentimental de Isabel Pantoja habría conseguido pasar el resto de su condena en libertad. El auto dictado por la Audiencia Nacional el pasado 1 de junio explica: "El penado presenta una pluripatología grave e incurable, a la cual se añade la afección oftálmica que ahora padece y que también es incurable".

Artículo recomendado

Julián Muñoz cambia su estrategia para desmarcarse de Isabel Pantoja

Julián Muñoz cambia su estrategia para desmarcarse de Isabel Pantoja

Al parecer, a Julián se le habría aplicado el artículo 196 del Reglamento Penitenciario en el que los presos de entre 70 y 80 años que presenten dolencias o enfermedades incurables pueden obtener la libertad condicional sin necesidad de que hayan cumplido con las tres cuartas partes de la condena como es el caso del exalcalde que fue condenado a 22 años de prisión entre otras causas pendientes.

Entre las dolencias que se detallan en el informe médico Muñoz padece cardiopatía isquémica-hipertensiva, diabetes mellitus tipo I, dislipemia, arteriopatía sistémica, insuficiencia venosa, hipoacusia bilateral, adenoma de próstata, artrosis cervical, ictus sin secuelas neurológicas y aneurisma de aorta.

Actualmente, Julián Muñoz reside en Marbella con una de sus hijas y es habitual verle pasear por las calles de la ciudad malagueña y tal y como ha reconocido al portal Jaleos esta noticia no es algo que le preocupe: "Tengo la pulsera, sigo con el control telemático. Sinceramente, no me preocupa ni me ocupa recibir esa noticia. Lo que quiero es vivir tranquilo, disfrutando de mis nietos y mi familia".