Jesús Manuel Ruiz pronunció en ‘Sálvame’ dos de las afirmaciones más fuertes y dolorosas que llevamos escuchadas desde que María José Campanario ingresó en una clínica especializada en tratar trastornos psiquiátricos. Una tiene que ver con su marido, y , la otra, con ella.

Artículo relacionado

“Jesús lo ha pasado muy mal. Lo pasó tan mal porque fue la persona que tuvo que tomar la decisión de internar a María José”, contaba el periodista en ‘Sálvame’, aportando una nueva visión a lo sucedido. Campanario, que al principio sostuvo que no estaba ingresada y que solo iba a que le ajustasen una medicación, ahora se hace público, para sorpresa de todos, que la persona que tomó la dolorosa opción de internarla fue su propio marido. Sin duda, una de las decisiones más difíciles que habrá tomado el torero a lo largo de su vida.

Esta afirmación cogía por sorpresa a todos los colaboradores que deseaban saber más acerca del episodio. David Valldeperas, que ejercía en la tarde del viernes de presentador, preguntó “¿ella se opuso?”, “al final, ella no sabía ni dónde estaba”, contestó apenado el periodista.

“El día 8 de julio, Jesús llamó a Pepe y a Remedios (los padres de María José) y les dijo ‘mañana nos vamos a primera hora a tal centro porque el médico que está viniendo aquí nos ha dicho que no se puede mantener ni un día más’. Los dolores seguían, la cabeza iba por otro sitio…”, continuaba Ruiz. Por lo tanto, el ingreso de Campanario se produjo el día 9 y no el 7 como siempre ha sostenido Kiko Hernández, la primera persona que dio la información.

Ahora, María José continúa con el tratamiento en casa. Aunque ha abandonado la clínica, lo ha hecho con un ‘alta ficticia’, como la han llamado en ‘Sálvame’; es decir, ya no está ingresada pero lleva consigo atención médica. Según Jesús Manuel, le acompaña una de las coordinadoras del hospital que empleará sus vacaciones en que Campanario continúe llevando las pautas y la medicación que desde el centro se le ha prescrito.