Jessica Bueno no ve el momento de tener en brazos a su hijo Alejandro y es que parece que el pequeño se está haciendo de rogar. Con todo preparado, la modelo ya se muestra impaciente y así lo ha compartido en redes sociales con todos sus seguidores: "Tik Tak... no hace falta que esperes más", bromeaba la modelo junto a una imagen recostada en el sofá.

El día a día de Jessica Bueno en esta recta final de su tercer embarazo pasa por hacer largos paseos, darse algún que otro baño en la piscina de su casa en Los Morales (Sevilla) y disfrutar de los mimos de sus hijos y su marido, Jota Peleteiro. Todo lo necesario para provocar el nacimiento del pequeño cuanto antes.

Artículo recomendado

Jessica Bueno acude a una de las últimas revisiones médicas antes de dar a luz

Jessica Bueno acude a una de las últimas revisiones médicas antes de dar a luz
Jessica Bueno

Jessica Bueno está deseosa de conocer a su tercer hijo

Instagram @jessica_bueno

La modelo, de 30 años, ha tirado de carrete y embriagada por la nostalgia compartía una imagen del verano pasado en el que presume de tipazo con un favorecedor bikini blanco. Además, ha confesado los planes que tiene para este verano: "Este año creo que me quedaré con ganas de playa y revivo momentos del verano pasado", escribía y es que con el inminente nacimiento de Alejandro su época estival pasará entre pañales y biberones en su Sevilla natal aunque, eso sí, rodeada de su familia y amigos más íntimos.

Artículo recomendado

Jessica Bueno presume de sus imponentes curvas ante el inminente nacimiento de su hijo, Alejandro: "Estoy preparada"

Jessica Bueno presume de sus imponentes curvas ante el inminente nacimiento de su hijo, Alejandro: "Estoy preparada"

Alejandro será el tercer hijo para Jessica Bueno, un niño muy buscado que se convertirá en el perfecto compañero de juegos de Fran y Jota jr, que están deseosos de conocer al pequeño de la casa. "Aquí está mamá, acalorada, hinchada, a punto de salir a pasear y con unas ganas locas por conocerte", escribía hace solo unos días la maniquí y es que por mucho que haya pasado dos veces más por un embarazo, parece que el verano está siendo complicado para ella.