El pasado viernes la primera parte de la temporada final de 'La Casa de Papel' aterrizaba en Netflix convirtiéndose en lo más visto de la temporada y Pablo Motos que de éxito sabe un poco no dudaba en llevar a uno de sus protagonistas a 'El Hormiguero'. Hovik Keuchkerian, más conocido como 'Bogotá', visitaba por primera vez a Trancas y Barrancas para promocionar esta serie que le ha llevado a lo más alto.

En medio de la entrevista, el actor español de origen libanés, no se cortó un pelo y le confesó al propio Pablo Motos la antipatía que sentía hacia él, una afirmación que dejó al conductor del programa totalmente shockeado. "Yo digo todo en la cara. Y me caías mal, a parte de que me podías haber llamado hace mucho tiempo, me caías mal", apuntaba aunque inmediatamente dejó claro que desde que se había sentado a charlar con él su percepción había cambiado: "Te voy a decir una cosa, estaba equivocado...".

Artículo relacionado

Pablo Motos y Hovik

Pablo Motos y Hovik en el plató de 'El Hormiguero'

Atresmedia

"Yo no tengo tele pero me mandaban trozos de entrevistas tuyos y decía 'pero si él habla y cuando le cuentan una anécdota, él tiene una anécdota mejor. ¡Qué haga el puto programa solo y hable él solo! Pero hoy te he conocido y me caes bien, de verdad", confesaba haciendo gala de su naturalidad y gran sentido del humor mientras se daban la mano dejando constancia que ahí podría comenzar una bonita amistad.

Artículo relacionado

Durante la entrevista, Keuchkerian se sinceró y habló de los problemas que le habían llevado a tocar fondo y refugiarse en el alcohol: "Hasta los 32 años no había bebido nada, no fumaba, solo entrenaba… Pero dejé de boxear en 2005, de perseguir un sueño. Y a la mañana siguiente tienes una oquedad absoluta, el día es muy largo y no sabes qué hacer (...) perdí la pasión, iba sin rumbo, después pisé un escenario haciendo monólogos y me enamoré de la profesión", contaba. Ahora, ha decidido hacer un parón en su carrera para recuperarse por completo.

Pablo Motos y Hovik han hecho un gran equipo y tras la entrevista no dudaban en protagonizar una divertida pelea. "Pues a mí sí me caes de puta madre, eres un tío grande", se despedía el presentador entre risas haciendo referencia a la revelación del actor.