Las Navidades en casa de Cristiano Ronaldo está siendo muy dulce. Si el mismo día de Navidad el futbolista quería compartir su alegría con todos sus seguidores subiendo a su cuenta de Instagram una fotografía con toda su familia, al día siguiente fue Georgina Rodríguez la que lo hacía. La madre de la hija pequeña del futbolista, que dio a luz en noviembre, colgaba en sus stories de Instagram un precioso momento íntimo con su Alana Martina.

Artículo relacionado

"¿Qué le estará diciendo mamá para que se ría tanto?", escribía Georgina sobre una foto de la pequeña Alana riéndose muy a gusto. Una imagen adorable con la que la novia de Cristiano nos deseaba ayer un feliz día. Pocas horas después, era el mismo futbolista el que lo hacía con una imagen en la que aparece con sus tres hijos pequeños, Alana Martina y los dos mellizos nacidos en febrero, Eva y Mateo, cogidos en brazos en una de las habitaciones de los bebés. "Estoy PRESO de estos bebés tan lindos hahahah", escribía orgulloso.

Dos imágenes que muestran los momentos tan bonitos por los que pasa la familia a pesar de las críticas que recibe constantemente. La última vez fue precisamente hace dos días, cuando la prensa portuguesa se centró en un detalle casi imperceptible de la fotografía de Navidad del astro. Posando junto a su suegra, su prometido y los hijos de este, Georgina Rodríguez fue duramente criticada por sus zapatillas de estar por casa. Y es que no se trata de unas pantuflas cualquiera, sino que se trata de un modelo de lujo de la marca Gucci valoradas en 800 euros que la joven de 21 años combina con un mini vestido rojo. Una crítica por 'crueldad animal' que se suma, por ser de cuero, a las que ya recibió la jacetana por llevar un vestido de piel en la ceremonia de entrega del Balón de Oro, que ganó Cristiano.