Madonna y Maluma ya han aterrizado en Tel Aviv (Israel), esperando a llegar a un acuerdo para participar en el gala de Eurovisión. Mientras tanto, el certamen ya está concentrado en sus reñidas semifinales. Este martes, se clasificaban los primeros diez clasificados, pero la anécdota de la noche la protagonizó Miki, el representante de España en el festival de la canción.

El extriunfito, que actuará directamente en la final, acudía de invitado de la etapa clasificatoria. Si bien estaba en guión que compartiría una pequeña y distendida charla con el presentador Assi Azar, nunca imaginó encontrarse en la 'encerrona' que le acabaron tendiendo, para alegría de sus fans.

Artículo relacionado

Azar se dirigía a él con un perfecto español: “Hola hermoso, qué tal, ¿todo bien?”. Miki se dejaba llevar y le hacía un guiño a Marilia para contestarle. “Todo bien, nada mal”, respuesta que remite a un verso de su compañera de 'OT 2018'.

La 'prueba' en directo parecía pan comido para el joven artista, que se mostraba relajado y con chispa, pero todo cambió de tercio cuando el conductor de la gala de este martes desvelaba una sugerente imagen, que dejaba a Miki sin palabras y muerto de la vergüenza,

La 'tableta' del joven cantante en todo su poderío causaba estragos en el recinto, pero también en las redes, que ardían ante su escultural físico al desnudo. La imagen de su musculado torso no deja lugar a dudas de los efectos positivos del crossfit, disciplina que practica el barcelonés para mantenerse en forma.

Recuperado del impacto (aunque sus fans todavía no), ha explicado que esa imagen estaba en su antigua cuenta de Instagram que, aunque la borró, sigue circulando por internet.

Miki en Eurovisión