El 2020 no le da tregua a Esther Doña, un año difícil de olvidar en el que no solo ha perdido al amor de su vida, sino también a su padre. José Doña fallecía este lunes 16 de noviembre a los 69 años a consecuencia del temido coronavirus, la misma enfermedad que acabó con la vida de su marido, Carlos Falcó, el pasado mes de marzo, y que ella misma padeció afortunadamente sin ningún tipo de síntoma.

Artículo relacionado

Tal y como ha confirmado 'Vanitatis', el progenitor de Esther Doña llevaba ingresado varias semanas en el hospital de Málaga, su ciudad natal, y lamentablemente no ha podido superar las fuertes secuelas del virus. Tal y como publicaba dicho portal, la viuda del marqués de Griñón se trasladaba hasta la ciudad andaluza la semana pasada para estar al lado de su familia en estos momentos tan duros.

Esther Doña

Esther Doña estaba especialmente unida a su padre, un hombre que siempre le apoyó en todas sus decisiones, tanto así, que fue uno de los 150 invitados a su boda con Carlos Falcó en octubre de 2017, un día que no se cansa de rememorar y recuerda como uno de los más felices de su vida.

Por el momento, la colaboradora de televisión no ha hecho ninguna declaración al respecto. Su última manifestación pública fue justo ayer a través de su perfil de Instagram donde compartía un mensaje que nada hacía presagiar el triste desenlace: "Maravilloso fin de semana! Nada como el calor de la amistad envuelto en el dulce olor que desprende la lumbre de una chimenea....ya huele a Navidad", escribía junto a una fotografía suya frente a un árbol de Navidad.

No hay duda de que este 2020 quedará clavado en su corazón como uno de los años más tristes de su vida.