"Gracias y hasta siempre", Emma García se despedía el pasado domingo con un "hasta pronto" no solo hacia sus compañeros sino también hacia los espectadores que durante más de cuatro años le han acompañado en 'Viva la vida'. En seguida, la presentadora vasca hacia las maletas para dar comienzo a sus más que merecidas vacaciones, unas semanas de asueto con un tinte nostálgico ante un futuro profesional en el aire.

Artículo recomendado

¿Qué pasa con Emma García tras la cancelación de 'Viva la vida'?

¿Qué pasa con Emma García tras la cancelación de 'Viva la vida'?

Emma García no ha querido dejar pasar la oportunidad de agradecer todos los mensajes de cariño que ha recibido en la última semana. "Recibidos y leídos todos vuestros mensajes. Muchísimas gracias por vuestro cariño. Feliz verano amigos", escribía la presentadora junto a uno de sus ya clásicos posados veraniegos con el mar de fondo. Una imagen en la que luce su característica sonrisa a la vez que presume de tipazo y bronceado con un vestido de color naranja con cuerpo ajustado y falda de vuelo con originales franjas horizontales que combinaba con uno de los complementos de la temporada: el sombrero de rafia.

Emma García

Emma García agradece todo el cariño recibido tras la cancelación de 'Viva la vida'

Instagram @emmagarciaweb

El sol, el mar y, por supuesto, la compañía de su familia es la mejor medicina para disfrutar de estos días de descanso y desconexión. Tras pasar por Ibiza. y Cádiz, Emma se ha escapado junto a su marido y su hija al norte de nuestro país, y es que nada mejor que volver a casa.

Futuro profesional en el aire

La presentadora vasca tiene trabajo asegurado ya que posee un contrato de larga duración con Mediaset por lo que no sería de extrañar que muy pronto la veamos al frente de un nuevo proyecto. Emma García lleva más de 15 años formando parte del plantel habitual de presentadores de la cadena junto a otras caras conocidas como Jorge Javier Vázquez, Ana Rosa Quintana o Carlos Sobera, entre otros. Sea como fuere, en estos momentos su intención es desconectar y cargarse de energía de cara al nuevo curso.