Elena Tablada se ha despedido de un año agridulce para ella, y es que si bien está atravesando un momento feliz con la dulce espera de su primera hija junto a su marido, Javier Ungría, el 2019 ha sido un año marcado por el conflicto con su ex, David Bisbal. La diseñadora no olvida y así lo ha expresado en su Instagram.

Artículo relacionado

La expareja del cantante almeriense ha hecho balance -o como ella dice "balanza"- en las redes sociales, donde ha compartido una imagen en la que luce una pronunciada tripita premamá, y sus palabras han sido para muchos un claro mensaje para el padre de su hija, Ella, con quien se ha visto en los tribunales y con el que mantiene una tensa relación desde hace unos años.

"El 2019 me trajo muchas frustraciones, injusticias, situaciones incómodas, ansiedad, dolor, impotencia y rabia, pero, para compensar todo esto, me trajo la maravillosa dicha, junto al mejor hombre que conozco, de crear esta vida que llevo dentro", ha escrito Elena Tablada, muy clara en sus palabras. Y ha añadido: "Despido el año con mi segunda princesa que crece fuerte cada día para ser todo lo feliz que deseo y llenarnos de felicidad a sus padres y hermana. Esto lo compensa todo, lo demás no vale nada (...). Vivamos y dejemos vivir, que no somos eternos".

Elena Tablada embarazada

¿Van estas palabras dirigidas a su ex pareja? Lo cierto es que Elena y David han mantenido un cruce de acusaciones, sobre todo desde que el artista demandara a la madre de su hija porque, según su parecer, la estaba exponiendo demasiado en las redes sociales y llegaba a vincular a la niña con marcas con las que la diseñadora haría colaboraciones. Tras esto, Elena quiso sincerarse y revelar lo mal que lo está pasando la niña, que apenas ha cumplido los 10 años de edad: “Lo he pasado muy mal y, cuando se tiene a hijos involucrados, se pasa aún peor. No quiero hablar del tema de David porque precisamente a mi hija le hace mucho daño y perjudica".