En cada nueva temporada de 'Pesadilla en la cocina', Alberto Chicote se encuentra casos más complejos y restaurantes y hosteleros en situaciones más extremas. Para el restaurante de cocina portuguesa 'María la Portuguesa', el chef sabía quién podía dar la mejor lección y los mejores consejos y no era otra que su mujer, Inma Núñez. La directora, jefa de sala y pilar indispensable de su establecimiento, el Yakitoro, tenía la llave para quitarle la venda de los ojos a la protagonista del programa de esta semana.

Chicote e Inma son una pareja que llevan su relación con mucha discreción, pero en esta ocasión han hecho una excepción y hemos podido ver la armonía y el respeto y el amor que sienten el uno por el otro. Ya conocemos la faceta más marcial y dura del cocinero, pero con este encuentro tan especial hemos podido ver un aspecto más íntimo de su personalidad. ¡Y nos hemos quedado enamorados de las miradas llenas de corazones que le ha dedicado a su mujer el rato que estuvieron hablando en su restaurante! Como se dice: definitivamente, quédate con quien te mire como Alberto Chicote a su mujer.

Artículo relacionado

El cocinero ha confesado que la verdadera razón de que emprendiera en el mundo de la hostelería, fue por el apoyo de Inma y la confianza ciega que tiene en ella: "Fui capaz de hacerlo porque ella se apuntó al carro. Tengo detrás a alguien que es capaz de hacer las cosas exactamente como yo sin que yo tenga que estar". Y con mirada cómplice le dice: "¿Qué hago yo sin ti, cari?". "¿Y yo sin ti, qué?", le ha respondido ella. ¿No nos digáis que no se os palpita el corazón como una patata frita?

"La confianza que yo tengo en Inma es absolutamente mundial", dejando claro que ambos forman una pareja con una estructura "absolutamente irrompible" tanto en el terreno personal como profesional. "Somos los pilares de esto" y para embarcarte en una aventura hostelera "tienes que tener a alguien muy fuerte a tu lado", sentencia Inma.

Su concepción de un buen entendimiento, Chicote lo ha resumido con esta frase: "Necesitas a alguien que sea tus ojos, tus manos y tu corazón. Que mire las cosas con tus ojos, que no te oculte las cosas que ocurren en tu negocio y que las decisiones inmediatas sean exactamente como tú las tomarías”. Y él tiene su mayor apoyo en Inma, sin duda.