El pasado mes de septiembre Cayetano Martínez de Irujo publicó 'De Cayetana a Cayetano', un revelador escrito autobiográfico que no ha dejado a nadie indiferente. El duque de Arjona, que en el libro se sincera sobre diferentes aspectos de su vida personal y familiar, también habla en él del hecho que hizo que su amistad con su excuñado Fran Rivera se rompiese.

Artículo relacionado

A raíz de la relación del torero con Eugenia Martínez de Irujo, Cayetano y Fran se hicieron muy amigos. Los cuñados tenían una relación muy buena y entre ellos había una gran complicidad, pero un gesto que Rivera tuvo tras separarse de Eugenia hizo que la amistad entre el conde de Salvatierra y él se rompiera.

En ‘De Cayetana a Cayetano’, el duque de Arjona lamenta que aunque su madre pidió al torero que no reclamase la custodia de su hija en común con Eugenia, este no le hizo caso y la solicitó. "Ser padre de una niña no le daba derecho a pedir que le quitaran la custodia a una madre sin motivo", expresa Cayetano Martínez de Irujo en sus memorias.

El hijo de la duquesa de Alba califica de “irresponsable” el gesto que tuvo Fran Rivera al reclamar la custodia de Cayetana, la hija que tiene con Eugenia. Para Cayetano Martínez de Irujo el argumento que aportaba el torero era “baldío al tratarse de una niña de catorce años quejándose de su madre porque la obligaba a estudiar”.

La relación de Fran Rivera con los Alba cambió radicalmente a raíz de ese enfrentamiento con Eugenia Martínez de Irujo por la custodia de su hija. La justicia finalmente otorgó en 2014 la guardia y custodia de Cayetana a la hija de la duquesa de Alba.