La duquesa de Cambridge ha sido una de las espectadoras más fieles a Torneo de Wimbledon en su última edición. Con amigos, acompañada de su cuñada, Meghan Markle, y su hermana Pippa... y finalmente con su marido, el príncipe Guillermo, hasta en tres ocasiones hemos visto a Kate Middleton en las gradas del All England Club de Londres.

Durante la final masculina, Kate y Guillermo disfrutaron de lo lindo del impresionante partido que enfrentó a Djokovic y Federer, un encuentro que terminó con la victoria del serbio. A juzgar por sus caras, la pareja real pasó muchos nervios, pero entre punto y punto aprovecharon para compartir confidencias y miradas de amor que demuestran que no existe ningún tipo de crisis entre ellos.

Artículo relacionado

Uno de los descansos fue el momento en el que el extenista Stan Smith, quien da nombre a las zapatillas más míticas y populares de Adidas, aprovechó su cercanía a la duquesa de Cambridge para regalarle una pequeña miniatura en color verde firmada por él mismo. Una anécdota que ya ha dado la vuelta al mundo. Tras el obsequio, Kate se quedó muy impresionada y agradeció el gesto con una enorme sonrisa.

Una vez más, Kate Middleton se convirtió en una de las mejor vestidas de la jornada. Para la ocasión, se decantó por un diseño azul bebé de Emilia Wickstead con originales mangas. El escote cuadrado, la cintura ajustada y la falda midi han definido su último estilismo como "impecable".