El podcast ‘Corinna y el Rey’ ha dado para mucho. Las declaraciones de Corinna Larsen sobre el rey Juan Carlos no han estado exentas de polémica, y en el último capítulo ha contado varios episodios que seguro que dan mucho que hablar. Entre ellas, del testimonio de la alemana destaca el episodio en el que cuenta que tuvo que fingir que era Navidad para prepararle una celebración al emérito en la que disfrutara de estas fiestas, ya que según ella con su familia no lo hacía. “Las relaciones familiares se habían deteriorado hasta tal punto que me dijo que no podía soportar la idea de pasar la Navidad con ellos y que temía volver a casa”, son las palabras con las que Corinna ha comenzado un relato con el que ha hecho esta revelación.

Artículo recomendado

Corinna Larsen desvela el por qué de los 65 millones de euros y matiza: "Yo pagaba todo"

Corinna Larsen desvela el por qué de los 65 millones de euros y matiza: "Yo pagaba todo"

Corinna Larsen se ha remontado al año 2013 y ha contado que además de la celebración que el rey Juan Carlos llevaba a cabo con su familia en Zarzuela, “pasaba dos Navidades fingiendo. Una es la falsa Navidad con las personas que quiere y luego viene la falsa Navidad de verdad con las personas que ya no puede soportar”. De esta forma, la alemana ha asegurado que llegó a fingir incluso que era Navidad en una fecha diferente a la real con tal de hacer feliz al emérito.

Corinna Larsen

Sobre los preparativos que llevaba a cabo en la casa de su primer marido Philip Adkins para que don Juan Carlos disfrutara de una Navidad paralela junto a ellos, Corinna ha contado que “los niños tienen que estar ahí, los árboles de Navidad, los regalos bajo el árbol, todos sentados tomando una copa de champán vestidos de Nochebuena, fingiendo que es Navidad. Vamos a tener que cocinar la misma comida que cocinaremos en nochebuena. Así que básicamente estamos creando la Navidad en una fecha adecuada para el rey Juan Carlos”.

Con todo esto, Corinna Larsen llegó a pensar que “era algo completamente surrealista, estaba allí pensando si alguien se daba cuenta de lo loco que era eso. ¿La gente no entiende que hay algo que no está bien en la cabeza de esta persona y que nosotros estamos promoviendo eso?”. Un relato con el que ha dejado ver que ella misma se desconcertaba ante estas palabras. Pero pese a este pensamiento y aunque en aquel momento el rey Juan Carlos y ella ya no estaban juntos, la alemana sentía que tenía que seguir satisfaciéndolo y de ahí que organizara estas cosas.