La peor de las noticias ha llegado al hogar de Britney Spears y Sam Asghari. La cantante norteamericana ha perdido el bebé que esperaba, que hubiera sido el tercero para ella y el primero en común con su novio. La pareja difundió un comunicado conjunto a través de sus redes sociales.

Artículo recomendado

Britney Spears preocupa tras su salida del centro psiquiátrico

Britney Spears preocupa tras su salida del centro psiquiátrico

"Con profunda tristeza tenemos que anunciar que hemos perdido a nuestro bebé milagro al principio del embarazo. Este es un momento devastador para cualquier madre o padre", dice el comunicado. Britney y Sam admiten que quizá anunciaron la buena nueva demasiado pronto, cuando todavía el embarazo corre riesgo de malograrse. "Tal vez deberíamos haber esperado un tiempo para anunciarlo, sin embargo, estábamos demasiado emocionados por compartir las buenas noticias", han declarado.

Britney Spears

Comunicado conjunto que han difundido Britney Spears y su novio, Sam Asghari.

Instagram @britneyspears

Con todo, el amor entre la cantante y el modelo se ha visto fortalecido tras esta triste noticia y, tal y como aseguran, seguirán intentando tener otro 'bebé milagro' cuando los médicos les den permiso para ello. "Nuestro amor mutuo es nuestra fuerza. Seguiremos intentando ampliar la familia. Estamos muy agradecidos por vuestro apoyo y pedimos privacidad durante estos difíciles momentos", concluye el comunicado.

En su post en redes, Britney escribe: "Estamos agradecidos por lo que tenemos y en el proceso de ampliar nuestra hermosa familia 💝 Gracias por su apoyo". Sam, por su parte, añade: "Pronto tendremos un milagro ❤️". También su buena amiga Paris Hilton se mostró conmocionada por la noticia: "Lamento mucho tu pérdida, hermana. 😢 Siempre aquí para ti. Te mando mucho amor❤️ Te amo mucho B💘".

Britney Spears, de 40 años, había conseguido retomar las riendas de su vida junto a Sam Asghari, después de haber pasado trece años sometida a la tutela de su padre. El pasado mes de noviembre, el juez dictó que dicha tutela ya no era necesaria y la cantante era dueña de sus actos y, sobre todo, de su patrimonio. Este embarazo que ahora se ha malogrado era para Britney el inicio de una nueva etapa en su vida.