No está siendo el mejor verano para Antonio David Flores. El que fuese pareja de Rocío Carrasco pasa por una de sus temporadas más difíciles. Con un futuro profesional sin demasiadas puertas abiertas y una situación económica compleja, el ex guardia civil tiene por delante uno de los peores tragos de su vida: su enfrentamiento judicial con la hija de Rocío Jurado. Mientras tanto, Antonio David disfruta de sus hijos y aprovecha para echar una mano en los negocios de su mujer, Olga. En concreto, promocionando a través de sus redes sociales...

Artículo relacionado

Olga, la actual pareja de Antonio David Flores, rompía su silencio el pasado mes de abril en Lecturas. Con preocupación, narraba el infierno personal que vive la familia desde que Rocío Carrasco decidiese interponer la demanda por un supuesto maltrato psicológico continuado. “Si quería hacer daño, lo ha conseguido”, afirmaba con rotundidad. El presente y el futuro cercano no parece que vaya a ser mucho más tranquilo.

Mientras llega el momento del juicio, Antonio David aprovecha para echar una mano en el negocio que sustenta a los suyos. “Mi tienda va muy bien”, explicaba Olga en Lecturas. “Pero David lleva un año sin trabajar. Salimos adelante, pero somos cinco en casa”. Con este panorama, toda ayuda es bien recibida. El colaborador incluso se ha animado a lanzarse al mundo de las redes sociales para contribuir a promocionar los productos que vende su mujer.

El ex guardia civil ha vuelto a su perfil de instagram, algo parado desde que llegó su enfrentamiento con Rocío, para anunciar que la tienda ya tenía nueva colección. Además, ha ido respondiendo uno a uno a todos aquellos que se han interesado por ello. ¡Está hecho todo un comercial! Por suerte, Antonio David cuenta con el cariño y todo el apoyo de sus hijos Rocío y David, refugiados en su padre tras haberse enfrentado también a Rocío Carrasco.