Hace unos días, Anita Matamoros ya explicó a sus seguidores que iba a pasar unos días de vacaciones a México, acompañada de David Salvador, su novio. Y para curarse en salud y temiendo la inevitable avalancha de críticas por irse de vacaciones en plena pandemia, Anita ya contó que se había informado convenientemente, que la entrada y salida a México está permitida y que iban a tomar todas las precauciones sanitarias para evitar un posible contagio.

Artículo recomendado

Anita Matamoros sigue los pasos de su hermana Laura para no vivir de sus apellidos

Anita Matamoros sigue los pasos de su hermana Laura para no vivir de sus apellidos

Dicho y hecho. Anita y David ya se encuentran en México, concretamente en plena Riviera Maya, en la idílica zona de Tulum, donde se encuentran las únicas ruinas mayas que están en primera línea de mar. Se trata de una zona que siempre ha sido muy valorada por los visitantes y que en los últimos años ha vivido una auténtica explosión hotelera, algo que no habrá gustado a quienes han conocido un Tulum prácticamente virgen, con la selva a orillas del mar Caribe.

Anita Matamoros, hotel

Anita compartió esta foto de la piscina del hotel en el que se alojan.

Instagram @anitamg

Anita y David tuvieron que hacer un viaje largo y, según ha contado la propia influencer, llegaron al hotel agotados y muertos de hambre, La pareja se hospeda en el Vagalume, un establecimiento situado en primera línea de playa, dotado de varios restaurantes y bares temáticos y una original piscina con una pasarela 'aguantada' por dos esculturas que representan dos manos gigantes.

Lo primero que hizo la pareja nada más instalarse en el hotel fue irse a comer a uno de los restaurantes de que disponen los clientes, un japonés. El hotel también tiene otros restaurantes, como uno especializado en cocina caribeña, así como varios pubs, uno de ellos tematizado como si fuera de las mil y una noches.

Anita Matamoros

Anita, ya con el biquini, dispuesta a disfrutar del sol del Caribe mexicano.

Instagram @anitamg

Y lo segundo que hizo Anita fue enfundarse el biquini para disfrutar de las aguas cálidas y turquesas del Caribe mexicano. "Aunque no os lo creáis, aún no me ha dado ni un rayo de sol", confesó Anita en Instagram. Eso sí, no todo es perfecto y Anita ha reconocido que echa muchísimo de menos a Camilo, su perrito, que se ha quedado estos días en un centro de adiestramiento en Madrid.