El pasado sábado Isabel Pantoja se llevó una gran sorpresa. La cantante tenía prevista una comida con uno de sus clubs de fans, pero lo que no sabía es que ella iba a ser la protagonista de una bonita sorpresa. Lo que prometía ser una tradicional comida con su club de fans, finalmente se convirtió en una tarde de reencuentros que emocionó a la artista. Y es que no se esperaba la presencia de su hijo Kiko con dos de sus nietas.

Artículo relacionado

A algo menos de una hora de Sevilla, donde se celebró la reunión de Isabel Pantoja con sus fans, se encontraba su hija Isa disfrutando de una comida con su novio Asraf. Aunque todo parecía indicar que la joven se uniría al plan de su madre, no fue así, algo a lo que Raquel Bollo ha restado importancia. “Quizás ella prefirió no ir a esa comida sorpresa porque, como ya dijo Irene, ella ya tenía contacto con la madre”, ha explicado la colaboradora de ‘Sálvame’ este martes en el programa.

Kiko Rivera estaba muy contento con este posible acercamiento, él tenía muchas ganas de que todo este mal rollo se terminase”, ha contado Rafa Mora en ‘Sálvame’. “Kiko es una persona muy impulsiva, se le calienta la boca y dice cosas que luego no piensa. Para Kiko su hermanita siempre ha sido su ojo derecho”, ha añadido el colaborador.

Aunque Isa Pantoja ha acercado posturas con su madre, quizás no acudió a la comida porque prefiere quedar con ella en privado para tener la oportunidad de aclarar de una vez por todas sus enfrentamientos. “El hijo de Isa Pantoja, Albertito, estuvo en la comida porque su abuela lo había recogido. Por lo que tengo entendido Isa tiene ya contacto con su madre”, ha contado Raquel Bollo en ‘Sálvame’. La colaboradora ha anunciado así la reconciliación entre Isabel Pantoja y su hija: “Creo que las Navidades las van a pasar todos juntos”.