Surgido a raíz de la última colaboración que Paula Echevarría realizó con una conocida marca de smartphones de la que es imagen, la actriz tiene un nuevo grupo de amigas con el que quedar a comer. Un plan solo para chicas del que la intérprete de ‘Velvet’ se considera adicta.

Artículo relacionado

Justo antes de que la noticia de su separación se hiciera pública, Paula había estado en la Ciudad de los Rascacielos. Una visita a Nueva York que nada tenía que ver con la última que realizó unos meses atrás, acompañada por David Bustamante, su entonces pareja, su hija y sus padres. Durante toda la estancia de la familia en los Estados Unidos todos dieron muestras de estar disfrutando el viaje, sonrientes, ilusionados. Solo unos meses más tarde, Paula lo repetiría pero con una situación sentimental muy diferente.

Puede que entonces, ya en crisis profunda (a los escasos días David se marchó del domicilio conyugal), las trabajadoras de esta compañía de móviles se convirtieran en la distracción o en el consuelo que necesitaba en un momento tan crítico. Así es normal que intimaran y que de una mera relación laboral haya surgido una amistad. Como le suele pasar a Paula en cada uno de sus trabajos.

Echevarría no entiende el trabajo si no hay buen rollo entre compañeros, así no es de extrañar que su grupo de Velvet, Cecilia Freire y Marta Hazas, se hayan convertido en verdaderas amigas íntimas, a las que les cuenta todos sus secretos.

Y no nos olvidemos de ‘las pencas’, su grupo de amigas por antonomasia, esas con las que parece tener establecido un almuerzo a la semana. Todas tan estilosas como ella y con unas ganas tremendas de pasarlo bien. Entre ellas se encuentra su representante o Alicia, de Dolores Promesas, la firma que la suele vestir para sus eventos más destacados.

En Paula, amistad y negocios parecen ir de la mano.