La fama es mucho más efímera de lo que la gente espera. Un buen día estás triunfando en televisión y al siguiente, ya nadie se acuerda de ti. Eso es lo que le ha pasado a un conocido rostro de Mujeres y Hombres y Viceversa, que se encontró sin trabajo, sin estilistas, sin maquilladores y ya no sabía que hacer con su vida. Fue entonces cuando decidió acudir a Cámbiame, aunque, claro, con esa actitud solo consiguió enfadar a los coaches del programa...

Artículo relacionado

Los seguidores del programa de Emma García no tendrán ningún problema para situarla, pero se trata de Aurora, una ex gancho de lo más atrevida -sí, los que se sientan en la grada y opinan del devenir de los tronistas-. “Me he arreglado tanto en la tele que ya no sé hacerlo sola”. Así se presentó delante de los estilistas de Cámbiame y no era una mala estrategia. De haber jugado bien sus cartas podría haber sido elegida, pero, claro, con esa actitud... Solo consiguió enfurecerles.

Desde que no estoy en televisión, me ha cambiado todo. Voy a comprarme ropa y solo me compro vaqueros”, afirmaba la ex gancho. “Antes tenía asesores para todo”. Un discurso que no convenció nada a Pelayo, que le dio al pulsador a los pocos segundos. Luego le siguió Natalia y terminó rechazándola Cristina. Pero lo peor estaba por llegar. ¿Cómo es posible que alguien tan acostumbrado a la televisión actuase de esa forma?

Enfadada con el mundo, la ex colaboradora no quiso hacerle ningún caso a los consejos de Cristina para mejorar su aspecto. Tanto fue así que la estilista desistió y se negó a ofrecerle una última recomendación. “Estoy enfadada conmigo misma”, trató de disculparse antes de abandonar el plató. “Encantada de haberos conocido”, les dijo tras montarles el pollo. Qué rápido se acostumbra uno a lo buen y cuánto cuesta volver a tocar con los pies en el suelo...