La Familia Real danesa arranca sus vacaciones estivales y, como cada año, todos sus miembros se desplazarán hasta la residencia de verano de Graasten, un castillo que lleva cerca de ocho décadas sirviendo de escenario para los retratos y posados de la Casa Real, ya que fue un regalo de bodas de los entonces reyes Federico e Ingrid en el año 1935.

Artículo relacionado

Ayer miércoles la reina Margarita llegaba al puerto de Sønderborg con el Royal Ship Dannebrog, donde fue recibida con mucho cariño y cientos de banderines a manos de los ciudadanos y de las autoridades locales. Entre las personas que recibieron a la monarca se encontraba el alcalde Erik Lauritzen.

Margarita pasará todo el verano en Graasten, donde irá recibiendo a los demás miembros de la Casa Real danesa. Algunos, como los príncipes Federico y Mary, ya se encontraban allí, por lo que fueron ellos y sus sus cuatro hijos -Christian, Isabella, Vincent y Josephine- los que dieron la bienvenida a la soberana. Los pequeños no dudaron en cubrirla de besos y abrazos, tan cariñosos como siempre.

A pesar de que las cámaras han captado varios momentos juntos, se espera que haya un posado más oficial de los miembros de la realeza danesa. La reina Margarita aparece flanqueada por sus nietos. A su derecha, Isabella y Josephine se encuentran junto al heredero Federico, mientras que a su izquierda se muestra Mary abrazando a sus dos hijos varones. Tampoco ha faltado una instantánea de la abuela sola con sus nietos, un recuerdo muy entrañable que ella guardará con mucho cariño.

Vacaciones Familia Real danesa
Instagram detdanskekongehus

Son pocos los royals europeos que aún no han comenzado sus vacaciones. Mientras Haakon y Mette Marit de Noruega han pasado unos días de descanso en ls islas Baleares antes de viajar a Sørlandet, Magdalena de Suecia y los suyos se han dejado ver por Niza, y Carlos Felipe y su familia en la Riviera francesa. Por su parte, Victoria de Suecia hace lo propio en la isla de Öland, mientras que los reyes Carlos Gustavo y Silvia están aprovechando sus vacaciones navegando a bordo de un barco.