La reina Camilla tiene que cancelar los actos de su agenda por enfermedad

Por el momento, la Casa Real Británica no ha querido dar muchos datos sobre el estado de salud de la reina consorte, Camilla Parker Bowles

Lucía Camino
Lucía Camino

Periodista especializada en Casas Reales

La reina Camilla

La reina Camilla 

GTRES

El pasado lunes el palacio de Buckingham emitía un comunicado en el que indicaba que la reina, Camilla (75 años) , estaba enferma y por ese motivo su agenda de los próximos días se veía cancelada. En el escrito se afirma que la mujer de Carlos III (74 años) debe guardar reposo en casa por una "enfermedad estacional", unas horas más tardes han confirmado que se trata de coronavirus.

Artículo recomendado

El testimonio desgarrador de la reina Camilla sobre su abuela y su madre

La reina consorte Camilla

La reina consorte ha tenido que cancelar el viaje en solitario que tenía programado a West Midlands, allí acudiría a celebrar el 100 aniversario del Elmhurst Ballet School, donde se reuniría con alumnos, personal laboral y exestudiantes. Pero debido al positivo en coronavirus no podrá asistir a este evento, el diario inglés The Sun publicó la noticia e hizo referencia a la enfermedad "se cree que es un fuerte resfriado o un virus".

Desde el palacio de Buckingham se traslada en el comunicado que en cuanto sea posible se buscarán nuevas fechas para que la mujer de Carlos III esté presente en los actos que se han tenido que cancelar por enfermedad. Además del 100 aniversario del Elmhurst Ballet School, Camilla debía asistir a la biblioteca Southwater One en Telford, allí charlaría con el personal y representantes de los grupos voluntarios locales y agradecería su labor.

Carlos III y Camilla

Los monarcas ingleses interactúan con los vecinos de Brick Lane

GTRES

La última ocasión en la que se vio en público a Camilla fue el 9 de febrero y el día antes, el 8 de febrero, acudió junto a su esposo a la mezquita en el distrito de Brick Lane en Londres. Durante el recorrido por el barrio londinense se acercaron a la multitud que les esperaba y estuvieron hablando animadamente con los presentes y estrechándoles las manos.

Cuando entraron en la mezquita, el rey Carlos III se descalzó y dejó al descubierto el roto en el calcetín que llevaba, un descuido que hizo que la sociedad inglesa percibiera al monarca "más humano y menos divino". Desde entonces no aparece la reina Camilla en público.

Todo marcha según lo previsto para la coronación de Carlos III

El 6 de mayo será un día histórico en el Reino Unido y en la vida del hijo de Isabel II. El nuevo monarca no quiere que esta celebración sea exclusiva de la familia real y por eso extenderá el festejo hasta el 8 de mayo. Uno de los grandes atractivos de esta coronación es el concierto que tendrá lugar en el castillo de Windsor, en el que cantarán grandes ídolos de la música pop británica como Paul McCartney o Queen. Los británicos disfrutarán de los tres días, del 6 al 8 de mayo, festivos.

En la abadía de Westminster será el lugar en el que Carlos III será ungido como rey con óleo santo, recibirá el orbe, el anillo de la coronación, el cetro y la corona de San Eduardo. Camilla Parker Bowles también ungida con óleo santo y coronada, tal y como sucediera en 1937 cuando la reina madre fue nombrada reina.

Carlos III y Harry
Gtres

Las tensiones familiares están lejos de desaparecer entre la Casa Real Británica y los duques de Sussex, aunque Carlos III habría pedido ayuda al arzobispo de Canterbury para mediar en esta situación. El monarca confía en que la intervención de esta figura sirva para apaciguar la relación entre el príncipe Harry y el príncipe Guillermo. A pesar de las graves acusaciones del hijo menor del actual monarca y la princesa Diana de Gales, Carlos III espera poder reunir a toda su familia el día de su coronación y que haya un ambiente cordial y armónico para que no se vea ensombrecido este hecho histórico por culpa de sus hijos.

El príncipe Harry y Meghan Markle están invitados a la coronación y recibirán en su domicilio el sobre real. Lo que no se sabe es si finalmente, los duques de Sussex, asistirán al evento o no. Sí que está planificado al detalle, desde el palacio de Buckingham, la manera de proceder en caso de que Harry y Meghan decidan acudir. El príncipe Harry no quiso confirmar o desmentir si irían a la coronación de su padre en la entrevista que dio al periodista británico, Tom Bradby "Pueden pasar muchas cosas hasta ese momento. Pero mi puerta siempre está abierta. La pelota está en su tejado. Hay mucho que hablar y confío de veras en que tengan la intención de sentarse y hablarlo"

Loading...