Charlene de Mónaco está en el punto de mira. Solo lleva cinco días de vuelta en el Principado cuando ha salido a la luz que no se habría instalado en el Palacio Grimaldi junto a su marido y sus hijos. Ha sido su cuñada, Chantell Wittstock, quien revelaba al diario británico Daily Mail que la exnadadora reside en un apartamento de dos habitaciones muy cercano a la residencia oficial o, al menos, ese era su hogar antes de trasladarse a Sudáfrica hace seis meses, unas declaraciones que vuelven a poner sobre la mesa los rumores de crisis que habría en el matrimonio desde hace años.

"No está claro aún dónde se instalará ni nada de eso. Acaba de llegar y tiene que situarse...", contaba dejando entrever que su presencia en palacio nunca ha sido una opción. Al margen de esta enésima controversia entorno a Charlene, su cuñada quiso dejar claro que está feliz de haber vuelto a casa: "La princesa está muy contenta de ver a los niños y ellos de ver a su madre de nuevo", apuntaba sin mencionar en ningún momento al príncipe Alberto.

Artículo recomendado

Charlene de Mónaco recupera su versión más sofisticada en Mónaco con un look de 6.000 euros

Charlene de Mónaco recupera su versión más sofisticada en Mónaco con un look de 6.000 euros
Alberto, Charlene, Jacques y Gabriella de Mónaco
Palais Princier de Monaco

Probablemente, Chantell no ha sido consciente del alcance de sus declaraciones y zanjó el tema aclarando que sea cual sea la elección de Charlene "será con su marido y con sus hijos".

Lejos de quedarse ahí, la mujer de su hermano Sean ha negado que Charlene vaya a retomar sus compromisos profesionales de inmediato. Según Chantell, la princesa necesita tranquilidad y no acompañará a su marido en su inminente viaje a Dubái tal y como estaba previsto: "Se lo va a tomar con calma. Su principal prioridad ahora será pasar tiempo con sus hijos y su familia". Quizás sea el próximo 19 de noviembre, con motivo del Día Nacional de Mónaco, cuando veamos de nuevo a la princesa junto a toda la familia Grimaldi en el tradicional posado desde el balcón.