Belén Esteban ha visitado el plató de 'Volverte a ver', un espacio que, según explicó la colaboradora, no se pierde nunca. "Y lloro. Hay historias muy bonitas". Belén iba a darle una sorpresa a una fan que, gracias a verla cada día en 'Sálvame', se le hizo más llevaderas las sesiones de quimioterapia. Pero Belén se sometió a un pequeño interrogatorio por parte del presentador, Carlos Sobera.

Artículo relacionado

Para Belén lo mejor de la fama es constatar el cariño de la gente y lo peor que constantemente tiene que hacerse fotos con, justamente, ese público que tanto la quiere. Eso sí, ella no se priva de hacer nada. "Yo hago mi vida y si a la gente no le gusta, que no mire", aseguró.

De quien no quiso hablar es de Andrea, su hija. "Es que me riñe", aunque sí confesó que "como todos los padres que tienen hijos estudiando fuera, claro que sufro. La familia es lo más importante para mí".

Sorprendió el paralelismo que hizo Belén con su película favorita, 'Pretty Woman', en la que un 'príncipe' (Richard Gere) rescata a su 'princesa' (Julia Roberts). "Me encantó esa película, la vi de jovencita. Y a mí también me rescató mi príncipe, gracias a Dios", dijo Belén en referencia a su novio, Miguel Marcos, el conductor de ambulancia que acudió por dos veces al domicilio de Belén cuando esta sufrió sendos bajones de azúcar. Después de aquello, todo el mundo lo sabe, comenzó una historia de amor que aún dura.