"Hoy ha fallecido un vecino mío de Bilbao. Se llamaba Julio, 65 años. No han puesto sala de visitas en el tanatorio porque no tenía familia. Se me ha roto el corazón. Era una persona muy especial y muy cariñosa con todos los vecinos, sobre todo con mis hijos", ha comentado Adela González Acuña, la copresentadora de 'Sálvame', en su cuenta de Twitter, muy triste por haber perdido a esta persona tan especial y tan cercana con ella y su familia.

Artículo recomendado

Adela González, emocionada tras escuchar la dura confesión de Kiko Matamoros en 'Supervivientes'

Adela González, emocionada tras escuchar la dura confesión de Kiko Matamoros en 'Supervivientes'

Con sus palabras, llenas de respeto y de cariño, Adela nos ha acercado un poquito a Julio, su vecino. "Vivía con su madre, también fallecida hace poco, en un piso muy, pero que muy modesto. Cada Halloween abrían su puerta cuando los niños, junto a todos sus amigos, pedían caramelos... y siempre tenían algo... Cada Navidad metían en el buzón una felicitación con un número de la Lotería del Niño y el deseo de una buena vida, de salud... Nosotros les preparábamos un bizcocho casero. Los niños les daban un beso y Julio y su madre, sonreían con la ternura propia del corazón".

El hecho de vivir solo, como le sucede a muchos de nuestros mayores, provocaba la ternura de Adela, quien, con su relato, despertaba la simpatía de sus seguidores en las redes sociales. "A veces, sonaba el timbre de la puerta por la noche. Julio no sabía cómo sintonizar los canales en la tdt. Y bajábamos a ayudar... Julio siempre con un comentario cariñoso. Te he visto en la tele. Qué tal la niña. Me duele la pierna, viene mal tiempo... con su voz ligeramente aflautada y una sonrisa". Ojalá todos nuestros mayores tuvieran una vecina como la buena de Adela. O, mejor aún, ojalá su mensaje sirva para que todos tomemos conciencia de la soledad de muchas personas que no tienen familia y que, como todos, necesitan muestras de cariño y afecto para sentirse vivos.

"Julio se ha ido solo, sin nadie que le haya puesto unas flores de despedida. Sé que ahora mismo estás repartiendo caramelos y sonrisas. Aquí te envío la mía. [🌹]", concluye Adela.

Claro que la historia de Julio, contada por Adela, no terminaba ahí. Minutos después, y tras recibir muchísimos mensajes de aliento y de agradecimiento por tener un corazón enorme, Adela recibía una buenísima noticia. "[🌟] La magia de twitter [🌟] Una amiga suya me acaba de contactar. Me ha contado que en sus últimos días estuvo con él, que le pudieron despedir y que la semana que viene se celebrará un funeral. [🌹] Reconforta. Muchas gracias. [💔]".