La situación de la actriz Anne Heche es de extrema gravedad. El representante de la intérprete, en un comunicado, ha confirmado que la familia no espera que Heche sobreviva a la lesión cerebral que padece. “Desgraciadamente, Anne sufrió una herida anóxica cerebral severa y sigue en coma en situación crítica. No se espera que sobreviva. Su elección siempre fue donar sus órganos y se la mantiene en un sistema de soporte vital para determinar si alguno de ellos es viable”, establece el comunicado. Una noticia desolador para todos los suyos.

Hasta el momento conocíamos que la actriz Anne Heche se encontraba en coma inducido después de haber sufrido un grave accidente al estrellarse contra una casa en un barrio residencial de Los Ángeles. Ahora parece que el estado de Heche no ha hecho más que empeorar. Así lo explica el representante de la actriz en el comunicado que ha remitido a la revista 'People'. La situación es de tanta gravedad que la familia ya no espera que la actriz pueda salir con vida.

Un terrible accidente

Fue el pasado viernes, 5 de agosto, cuando la actriz Anne Heche, popular por películas como 'Volcano' o 'La cortina de humo', perdió el control de su coche, un Mini Cooper azul, y acabó estrellándose contra una casa del barrio Mar Vista (Los Ángeles). La colisión provocó un incendio en el vehículo del que la intérprete tuvo que ser rescatada por los servicios de emergencia y al liberarla su ropa estaba totalmente carbonizada.

La actriz se encuentra, desde entonces, hospitalizada en estado grave. "Está en coma y no ha recuperado la conciencia", afirmaba el portavoz de la intérprete que ha detallado que Anne sufre una "importante lesión pulmonar" por la que requiere de respiración mecánica en estos momentos. Según el portal TMZ, la policía de Los Ángeles investiga si Heche estaba bajo la influencia del alcohol o las drogas ya que se encontraron botellas de alcohol en el coche.

Anne Hache es madre de dos hijos de dos relaciones anteriores aunque ganó popularidad tras salir a la luz su romance con Ellen Degeneres entre 1997-2000. Una vida profesional cargada de éxitos contrasta con su vida personal marcada por la tragedia tal y como ella confesó en sus memorias. Tuvo que hacer frente a la muerte de tres de sus hermanos: Cynthia falleció siendo una niña, su hermano lo hizo en un accidente de tráfico que ella misma asegura que fue un suicidio y su hermana Susan fue víctima de un tumor cerebral.