No ha sido el mejor año para la familia Matamoros. La separación de Kiko y Makoke desestabilizaba la frágil paz del clan y todo saltaba por los aires. En pleno distanciamiento, Diego, ahora azote de su padre y de su hermana Laura, calentaba los ánimos con declaraciones incendiarias. Con todo, el vástago del colaborador asegura que se encuentra en su mejor momento y que ya tiene su deseo para 2019: ¡ser padre!

Artículo relacionado

Los Matamoros siguen en pie de guerra. La separación de Kiko y Makoke hacía que todos se posicionasen de un lado o de otro. Un giro inesperado que se llevaba la relación entre Laura y Diego por delante. Pese a haberse llevado estupendamente no hace tanto tiempo, ahora los hijos mayores de Matamoros no mantienen contacto. Y por lo que parece, así va a continuar en año nuevo.

Diego acudía a la presentación de una película y se sinceraba sobre su estado actual con Laura. “Va a pasar el 24 con nosotros”, aseguraba. “Yo puedo estar con ella en el mismo sitio y no tengo ningún problema”. El hijo de Kiko sí tiene claro que no van a poder recuperar la confianza que tenían antes. “Creo que Laura no ha estado a la altura o al menos, como yo he estado con ella. No voy a dar el paso, ya di lo que tenía que dar por ella”.

Con todo, Diego confiesa que se encuentra mejor que nunca. “Estoy cerrando el año muy bien”, declara. El exsuperviviente le pide al 2019 “salir y, si es posible, seguir como estoy, que estoy bastante bien”. ¿Algún deseo? “Si viene un niño o niña, perfecto”. Diego y Estela quieren ser padres y se han puesto las pilas. “La persona que me acompaña me parece lo mejor para poder tener una familia”, confiesa emocionado.