Karlos Arguiñano es conocido (y querido) por hablar directamente con su audiencia. Cuenta chistes, comparte trucos caseros y cada año, antes de despedirse de una temporada más del programa, se dirige a sus espectadores para disculparse por si alguien se ha ofendido con cualquier comentario que haya podido hacer: "Hablo tanto y estoy solo tantas horas...".

Artículo recomendado

David Cantero reaparece en Informativos de Telecinco tras un problema de salud

David Cantero reaparece en Informativos de Telecinco tras un problema de salud

El cocinero empezó haciendo números de los años llevaba ya en Antena 3. "En Antena 3, no sé, creo que ya son 13 años los que llevo sin parar", comentó a cámara, pero son doce los que lleva en la cadena. Puede que estuviera pensando ya en sumarse la próxima temporada. En este tiempo son ya 7.000 programas los que ha hecho, que corresponden a su última etapa televisiva.

Lo cierto es que el cocinero lleva ya 34 años delante de las cámaras, y parece no tener fecha de jubilación. El chef ha dejado claro que, mientras la salud se lo permita, acompañará a su audiencia cada mediodía para darles ideas sanas y saludables para comer. Una audiencia que vuelve a mostrar su compromiso con el cocinero, y a la que está muy agradecido. "Os quiero dar las gracias porque estamos acabando con las audiencias muy altas", reconocía Arguiñano a cámara.

Artículo recomendado

Rocío Carrasco cuenta cómo se enteró de la relación de su padre con Raquel Mosquera

Rocío Carrasco cuenta cómo se enteró de la relación de su padre con Raquel Mosquera

Pero Karlos también quiso disculparse. "Como todos los años, quiero pedir perdón", decía Arguiñano. El cocinero pasa muchas horas delante de las cámaras, "hablando solo", aunque lo que llega a la parrilla televisiva es una versión más resumida. "Si alguien se ha sentido ofendido por algún comentario que haya hecho, le pido perdón sinceramente, como pido todos los años", añadía. No faltó su habitual toque de humor, antes de advertir que volverá "con más fuerza que nunca": "Todos tenemos derecho a equivocarnos, y aunque yo sea de los más perfectos, también me equivoco".