A partir de la menopausia

Qué hacer si el sexo es doloroso

Alcanzado el climaterio, sucede debido a la atrofia y a la sequedad vaginal, que produce la disminución de los estrógenos. Te explicamos cómo puedes evitarlo para volver a disfrutar de tu sexualidad

Actualizado a

Qué hacer si el sexo es doloroso

Sequedad y dolor son, de hecho, los dos problemas de los que más se quejan las mujeres maduras en relación con su vida íntima. Como consecuencia de estas molestias, el deseo sexual disminuye todavía más. Afortunadamente hay soluciones. "Bien tratado, este problema podría solucionarse por completo –explica el doctor Santiago Palacios, director del Centro Médico Instituto Palacios de Salud y Medicina de la Mujer–; vulva y vagina, como el resto de la piel, deben mantenerse lo más hidratadas posible".

Algunos remedios naturales

Puedes empezar probando alguno de ellos antes de recurrir a tratamientos farmacológicos.

  • Tomar aceite de onagra evita y trata la sequedad vaginal– y otros síntomas de la menopausia como la retención de líquidos y los sofocos–. Tiene propiedades medicinales y curativas, al ser rico en ácidos grasos omega 3,6 y 9. "Se puede ingerir tres meses, descansar un mes y medio y volver a tomarlo –explica Alba Violeta, especialista en medicina natural–. Cuida y mantiene la mucosa vaginal y ayuda a mantener el colesterol a raya, que suele aumentar en esta época". Se puede tomar de forma preventiva antes de la llegada de la menopausia.
  • El óleo de Pompeya es otra buena solución: se trata de una mezcla de aceites de plantas y frutas como manzanilla, germen de trigo, caléndula, aguacate, castaño de indias, hamamelis, melocotón y aceite de árbol de té, que es un lubricante natural con propiedades antibacterianas.
  • Para humedecer la zona vulvar y vaginal también funciona muy bien el aceite de oliva.

Opciones ginecológicas

Por lo que se refiere a los últimos tratamientos ginecológicos, existen varios productos no hormonales que han demostrado ser muy eficaces:

  • Moduladores selectivos de los receptores de estrógenos. Se trata de un compuesto que se toma por vía oral y que simula la actividad de los estrógenos. De esta manera, ayuda a regenerar los tejidos y a restaurar la humedad de la vagina.
  • Inyecciones de ácido hialurónico ginecológico específico para la zona genital. Se aplican con una ligera anestesia con la intención de estimular la retención de agua y mejorar, así, la hidratación vaginal. Se realizan en la consulta.
  • Láser vaginal. Se considera una gran revolución en el tratamiento de la atrofia vaginal. Lo que se consigue es un aumento de la temperatura de la zona que, a su vez, estimula unas células que se llaman fibroblastos que son las que producen colágeno, y que como resultado multiplican la elasticidad de la piel. Se aplica una vez al año.

Loading...

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de Lecturas?